Ayuda internacional alimenta esperanza y confrontación en Venezuela

Por Humberto Márquez

Ayuda internacional alimenta esperanza y confrontación en Venezuela

“Ayuda humanitaria ya. La necesitamos”, clamaba una pancarta durante una multitudinaria manifestación en Caracas y otras 50 ciudades de Venezuela, el 12 de febrero, en que se reclamó que se permita el ingreso de la asistencia internacional, bloqueada en la frontera de países vecinos, durante una actividad de apoyo a Juan Guaidó como presidente encargado y de rechazo al mandatario Nicolás Maduro. Crédito: Humberto Márquez/IPS

CARACAS, 15 feb 2019 (IPS) – La ayuda internacional en alimentos y medicinas que aguarda por ingresar a Venezuela desde sus vecinos Colombia, Brasil y Curazao se convirtió en eje de la lucha por el poder que mantienen las fuerzas del mandatario Nicolás Maduro y su rival opositor Juan Guaidó, reconocido como “presidente legítimo” por medio centenar de gobiernos.

La situación actual “le ofrece ventajas a Guaidó. Está intentando lograr un quiebre del lazo entre Maduro y la Fuerza Armada vía la presión para recibir la ayuda humanitaria”, dijo a IPS el analista argentino Andrei Serbin Pont, director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales, una red académica latinoamericana.

Serbin advirtió de seguidas que Guaidó debería asegurar la hasta ahora reacia participación de la Cruz Roja y las Naciones Unidas en el ingreso de los auxilios pues “por definición la ayuda humanitaria no puede tener como propósito cumplir con objetivos políticos”, omnipresentes en la cooperación ofrecida por gobiernos de América y Europa que desconocen a Maduro.

“No es ninguna ayuda humanitaria sino un regalo podrido, que trae por dentro el veneno de la humillación contra nuestro pueblo y sirve como antesala para una intervención militar. Si Estados Unidos nos quiere ayudar, que cese el bloqueo, la persecución financiera y las sanciones económicas en contra de Venezuela”, ha sostenido el presidente Maduro.

“Ese pleito por la ayuda hace ver a muchos vecinos aquí que hay esperanza de que esta vez la oposición consiga que las cosas cambien, se ve que ahora hay luz al final del túnel”: Nadine Cubas.

El presidente estadounidense Donald Trump y varios de sus colaboradores para la política hemisférica repiten como un mantra que “Maduro debe irse”, y que Washington “no descarta ninguna opción, incluida la militar” con respecto a Venezuela.

La Fuerza Armada venezolana ha reiterado su lealtad a Maduro, está desplegada en simulacros de defensa territorial desde finales de enero, bloqueó los accesos carreteros desde Colombia y se alista para impedir todo intento de que ingresen los polémicos cargamentos de ayuda.

Guaidó anunció en medio de una de las multitudinarias manifestaciones callejeras que consiguió la oposición en las últimas semanas que “la ayuda humanitaria va a entrar sí o sí. He dado la orden a la Fuerza Armada para que permita el ingreso”, que pautó para el próximo 23 de febrero.

La inédita situación de Venezuela con dos presidentes se debe a que la oposición y muchos gobiernos consideran inválida la elección de mayo de 2018 con base en la cual Maduro (56) juró para un nuevo sexenio el 10 de enero, y por ello desconocen al mandatario.

Como réplica, la Asamblea Nacional, el parlamento dominado por la oposición y considerado en rebeldía por los demás poderes públicos, decidió que su presidente Guaidó (35) se convirtiese desde el pasado 23 de enero en cabeza del Ejecutivo, como mandatario encargado.

A la ciudad fronteriza de Cúcuta (noreste de Colombia) llegaron ya 500 toneladas de medicinas y suplementos nutricionales, mientras Guaidó anunciaba nuevos centros de acopio en el estado de Roraima (norte de Brasil) y en la vecina isla holandesa de Curazao, donde se esperan 90 toneladas provenientes de Francia, según dijo a corresponsales el diputado opositor Stalin González.

La ayuda acumulada hasta ahora “consiste en medicamentos y suplementos necesitados de emergencia para niños menores de tres años con problemas de desnutrición severa, madres embarazadas o lactantes y personas de la tercera edad”, dijo a IPS Julio Castro, dirigente de la organización no gubernamental (ONG) Médicos por la Salud.

Los aportes, según Castro “un 10 por ciento de lo que se necesita con urgencia”, para unos 300.000 pacientes, se destinarán a hospitales públicos y se distribuirán desde ONG y organizaciones religiosas, con soporte de miles de voluntarios convocados por la oposición.

González dijo que ya son 250.000 en todo el país, de ellos unos 10.000 profesionales de la salud.

Ayuda internacional alimenta esperanza y confrontación en Venezuela

Jóvenes del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela se concentraron en el centro de Caracas el 12 de febrero para expresar respaldo al presidente Nicolás Maduro. Crédito: AVN

Un efecto inmediato de la puja por el ingreso de auxilios ha sido que el gobierno incrementase en los últimos días la entrega de medicamentos e insumos, aparentemente almacenados, a varios hospitales públicos, según reportaron trabajadores de varios de esos centros en Caracas y otras ciudades.

Gente como Natalia Vargas, de 39 años, empleada bancaria y paciente de diabetes, espera que “si llega ayuda de emergencia luego puedan venir otras medicinas que están escasas porque son importadas. Y cuando se consiguen son demasiado caras”.

“Espero que los políticos y los militares se pongan de acuerdo para que entren esos auxilios”, según dijo a IPS en su residencia de La Candelaria, un tradicional sector de clase media baja en el centro de Caracas.

Las iniciativas de ayuda internacional responden al hundimiento social y económico ocurrido en Venezuela desde la llegada de Maduro al poder en 2013, con niveles inéditos por suceder en un país rico en petróleo y por la velocidad del desmoronamiento, sin haber sucedido una catástrofe natural o una guerra.

Durante los últimos cinco años y mientras migraban unos tres millones de personas, más de 80 por ciento de sus 31 millones de habitantes quedaron en condición de pobreza e imposibilitados de adquirir suficientes alimentos y las medicinas que necesitan, a lo que se sumó desde 2017 una explosiva y persistente hiperinflación, según el Estudio sobre Condiciones de Vida hecho por tres de las principales universidades del país.

En el mismo lapso la economía se redujo a la mitad, el producto bruto cayó 56 por ciento, cerraron 210.000 de las 490.000 empresas que había en el país, opera la mitad del parque industrial y a 20 por ciento de su capacidad, y el agro local apenas puede proveer 25 por ciento de los alimentos necesarios, según el informe de cierre de 2018 de la central patronal Fedecámaras.

El déficit de medicinas en farmacias se mantiene desde el año pasado en 85 por ciento, declaró el miércoles 13 el presidente de la Federación de Farmacéuticos, Freddy Ceballos.

Desde la población de Cúa, zona cercana al este de la capital, Nadine Cubas, de 71 años, quien sufre de hipertensión y glaucoma, dijo a IPS que “estamos lejos de la frontera, esa ayuda posiblemente no llegue hasta los valles del (río) Tuy, donde estamos, pero si abastece a la gente de occidente entonces hay más oportunidad de conseguir medicinas aquí”.

Venezuela repite presidente con caída libre de su economía y calidad de vida
Cubas agregó que “ese pleito por la ayuda hace ver a muchos vecinos aquí que hay esperanza de que esta vez la oposición consiga que las cosas cambien, se ve que ahora hay luz al final del túnel”.

La apuesta de la oposición es: si el gobierno deja pasar la ayuda mostrará debilidad y fractura en el apoyo de los militares, con un impredecible efecto dominó, y si no permite el ingreso quedará como una cúpula de gente deshumanizada que solo busca retener el poder, según resumieron en diálogos con corresponsales los diputados opositores Julio Borges y Juan Miguel Matheus.

Esa postura calza con las demandas de que el ingreso de la ayuda sea un primer paso para que la crisis venezolana desemboque en elecciones para un nuevo gobierno, como reclaman Estados Unidos y el Grupo de Lima (12 países del hemisferio) y la mayoría de la Unión Europea, con reticencia u oposición de otros gobiernos, como los de China, Cuba, Irán, Rusia y Turquía, y la búsqueda de algún punto intermedio ensayada por México y Uruguay.

Borges y González destacaron que la ayuda humanitaria ya acumulada será seguida de mayores auxilios a medida que se desenvuelva el juego político en Venezuela.

Gobiernos como los de Alemania, Argentina, Canadá, Chile, Estados Unidos, Francia y Puerto Rico, más la Organización de Estados Americanos han ofrecido aportes que ya pasan de 200 millones de dólares.

Ayudar con música

Para dar más vistosidad a este capítulo de la larga crisis venezolana, el magnate británico Richard Branson, propietario de la compañía Virgin, anunció que financiará un concierto en la ciudad de Cúcuta, con artistas como los colombianos Fonseca, Juanes y Carlos Vives, el puertorriqueño Luis Fonsi, los españoles Miguel Bosé y Alejandro Sanz y los venezolanos Nacho y Ricardo Montaner, para recolectar unos 100 millones de dólares que se destinarán a asistencia humanitaria para Venezuela.

El concierto se prevé para el 22 de febrero, la víspera de la fecha pautada para el ingreso de la ayuda internacional que puede aliviar a miles de familias venezolanas y quizá acelerar el desenlace de la actual lucha por el poder en Venezuela.

Edición: Estrella Gutiérrez


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.