“Auscultar” la sociedad

Parehara

Oscar B. LLanes Torres

Oscar B. Llanes

Auscultar en medicina significa escuchar sonidos que se producen en el interior de un organismo humano o animal, especialmente en la cavidad torácica y abdominal, el sentido que damos a la presente entrega es sondear el pensamiento de personas y grupos, el estado de los negocios públicos y privados, la disposición ante un determinado problema individual y colectivo.

Raras veces ocupo el transporte público, cuando lo hago es un excelente lugar para “auscultar” la sociedad, nos da un relato de las inquietudes personales y colectivas, las quejumbres, las últimas noticias, falsas o verdaderas, de los acontecimientos nacionales e internacionales, la visión e interpretación de lo que sucede en el entorno social y político, estamos en PARAGUAY en vísperas electorales, algunos candidatos dignos de las mayores críticas, otros, no hacen parte del folclore popular, algunos que otros en menor escala reciben aplausos de probables seguidores, la voz común es la crítica a los candidatos provenientes de la farándula, del fútbol, del periodismo masivo , radio y televisión, el “bus” en su trajinar está repleto, sentados y parados, están los distraídos caballeros que observan por la ventana el paisaje más que conocido para no ceder su lugar a una dama o un anciano, algunos fingen dormir y muy bien dando pequeños golpes en el vidrio de la ventana para demonstrar la autenticidad del mismo, otros leyendo un material del trabajo escolar y sigue el curso con paradas obligatorias que generalmente no respetan las disposiciones de las ordenanzas municipales.

Después de un largo trecho consigo un lugar en la parte trasera con algunos trabajadores, parecen de la construcción, están en franca tertulia, con esplendidas carcajadas que se contagia naturalmente entre los pasajeros, pero el tema común es política, la presidencial y sus candidatos, las Cámaras de Diputados y Senadores, Gobernaciones y sus respectivas legislaturas, la coincidencia es la repulsa, la poca preparación académica, la nula transparencia, las vidas privadas sin ninguna claridad de los mismos, hacen que el mosaico electoral no sea nada atractivo a la consulta popular, a pesar del esfuerzo los resultados son mínimos.

En el marco observado los puntos neurálgicos son tres, salud, educación y vivienda, una señora de muy avanzada edad, inocentemente solicita aclarar el tema, no entiende del porque tanta preocupación si la responsabilidad es de cada uno en el cuarto oscuro, su único juez es la propia conciencia, después, viene un largo silencio y se rompe el cuadro al ser anunciado que tenemos 40° de calor, que no existen proyectos de lluvias y mucho menos tormentas eléctricas.

En ese momento un caballero de buen vestir solicita permiso para ocupar el asiento contiguo, se le concede y agradece, algunos segundos después interviene y pregunta, que me dicen del Poder Judicial, nadie habla, nadie toca, pero todos los políticos sí se entrometen, razones bastantes para tener una sociedad preocupada, una sociedad que esta perpleja, que las familias viven angustiadas, ponen el peligro la salud del pueblo dice el señor de enfrente, que tiene una larga cabellera y una tupida barba, dice ser empleado del sector privado, que sus patrones se quejan, y conste, afirma, que somos el mejor ubicado en el Mercosur, y que la propia iglesia perdió el rumbo con miembros poco honorables, con sacerdotes que no son dignos de ser servidores de Dios, que las madres se preocupan y los padres toman decisiones más severas, por tanto la familia está sumida en el miedo y el temor.

En un punto del viaje interviene un señor que dice ser “laico comprometido”, que sirve a Dios y practica con fe las liturgias de la santa iglesia, que las mentes de la sociedad son las que están envueltas en el mal, que los culpables y únicos culpables son las emisoras de televisión que perdieron la vergüenza, que las novelas, que el mismo no asiste, repletas de escenas no aptas para menores y que los mayores reclaman medios que eduquen, que se tiene también periodistas groseros y vulgares, allí termina su alocución y el aplauso no se hace esperar, aplausos que llenan el ambiente y nuestro personaje con cierta timidez fingida agradece y con el rostro denotando satisfacción se lo ve contento y asume su anonimato feliz.

LAMBARE – PARAGUAY

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Diplomático (J) y Profesor Universitario Paraguayo.

Parehara es una palabra en Guaraní, lengua oficial en Paraguay junto al español, que significa mensajero


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.