Ariel Goldstein: “Los pastores evangélicos aparecen ligados a proyectos políticos autoritarios”

Por Javier Benítez

Ariel Goldstein
Ariel Goldstein. Sputnik

El evangelismo tiene una influencia muy fuerte en la política de distintos países de América Latina, pero también en EEUU y en su mismísimo presidente, Donald Trump. Este es el motivo que llevó a Ariel Goldstein a escribir su nuevo libro ‘Poder evangélico. Cómo los grupos religiosos están copando la política en América’.

Programa Hoy con nosotros / 17:30

El origen del libro

Una cosa lleva a la otra. Así se ‘encontró’ con su nuevo libro el Dr. en Ciencias Sociales, Magíster en Ciencia Política y Sociólogo Ariel Goldstein, según él mismo confiesa. “Este libro surge porque yo había escrito un libro anterior que se llamaba ‘Bolsonaro. La democracia de Brasil en peligro’, y ahí empecé a pensar el tema de los pastores evangélicos y su influencia en la política, especialmente en la de Brasil, que es el lugar donde más se han expandido estos grupos”.

Goldstein incide en que siempre sigue la coyuntura política de América Latina y EEUU, lugares donde el evangelismo hace tiempo que tiene una presencia muy fuerte. “Sin ir más lejos, en la caída de Evo Morales las iglesias evangélicas se alinearon fuerte con el nuevo Gobierno de Jeanine Añez”, explica, al indicar que también tiene una fuerte influencia en Centro América.

¿La gran estafa?

Goldstein señala que “el neopentecostalismo, que surge en los últimos años con una fuerte influencia de EEUU, tiene que ver con la idea de la teología de la prosperidad que dice que hay que donar dinero a través del diezmo para las iglesias, y eso va a repercutir en la gracia que Dios va a dar en la obra de la persona, fortaleciéndola todos los días a través del emprendedurismo, del esfuerzo individual”.

“Esto se empezó a expandir a distintas iglesias de América Latina, pero Brasil es el caso más concreto y así los pastores van teniendo cada vez mayor influencia”, afirma.

Según el escritor, el evangelismo llega de muchas formas al poder porque tienen mucha plasticidad para adaptarse a distintos sistemas políticos. “En el caso de EEUU los evangélicos blancos están muy vinculados al Partido Republicano. La más conocida e influyente hoy sería Paula White que es la asesora de Donald Trump en temas espirituales de la teología de la prosperidad y que tiene la oficina de la fe en la Casa Blanca y está alineada con el Partido Republicano. O por ejemplo Guillermo Maldonado, que es un pastor hondureño que ofició con Trump en Florida la coalición ‘Evangélicos por Trump'”.

Por otra parte, Goldstein subraya que en Brasil los pastores evangélicos crean sus propios partidos, como son los casos del Partido Republicano y del Partido Social Cristiano. “También han tenido mucha fuerza en El Salvador. Hay pastores que están en EEUU, como Franklin Cerrato, quien dijo que ‘Dios ha hablado para que Nayib Bukele sea el próximo presidente de El Salvador'”.

“Los pastores evangélicos no responden al Vaticano, como la iglesia católica, y tienen un orden menos jerarquizado, entonces cuando se asocian a la política, lo hacen de un modo mucho más pragmático, pero a la vez, donde bendicen a los líderes, y en general aparecen ligados a proyectos políticos autoritarios”, asevera el experto.

El autor añade que los pastores evangélicos tienen una influencia fuerte dentro de algunos Gobiernos en particular. “En el caso de Bolivia pudimos ver en la crisis que terminó con el Gobierno de Evo Morales, cómo Añez asume la presidencia y llama a rebelarse contra lo que llama tradiciones indígenas satánicas. Que ella venía a restaurar la biblia. Hay todo un discurso de legitimación de estos Gobiernos de tipo autoritario que se da a través de los pastores. El caso de Brasil es emblemático en este sentido”.

“También tenemos el caso de México, donde el Gobierno de Manuel López Obrador se ha encontrado con el apoyo de los pastores, en un Gobierno que uno podría decir que es de izquierda, porque no tiene que ver con las ideologías, sino con el oportunismo y la plasticidad que tienen los pastores, que también habían sido parte del Gobierno de Lula, después entraron en tensión por la agenda de género. Es una situación que se va dando en distintos países y lo que expresa es esa capacidad pragmática y plástica de hacer política que tienen estos sectores evangélicos que le ha sido muy exitosa en los últimos años”, reflexiona el magíster.

Antídoto: Uruguay

“En la medida que estos pastores legitiman Gobiernos autoritarios y dicen que el que está del otro lado, es el diablo, porque no cuenta con la bendición de Dios y hacen creer a los gobernantes que tienen una misión divina, eso es peligroso para la democracia. Hay algunas sociedades proclives a la expansión evangélica, como Brasil o Paraguay”, abunda el sociólogo.

Pero no todo está perdido, de acuerdo del Dr. Ariel Goldstein. Apunta que del otro lado “está el caso de Uruguay, porque combina dos características que no están presentes en el resto de la región: un Estado laico, y una sociedad mayormente laica. Eso puede ser un antídoto para la expansión evangélica”, concluye.

Sputnik


Revise también

Competencia en el laboratorio Entrevista a Johannes Varwick

Competencia en el laboratorio. Entrevista a Johannes Varwick

Claudia Detsch entrevista a Johannes Varwick ¿Rusia, China o Estados Unidos? La búsqueda de una …

Comentar en Cambio Político

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.