Análisis bombardeos de EEUU, Francia y Reino Unido en Siria

Bombardeos de EEUU, Francia y Reino Unido en Siria y derecho internacional: un breve análisis

Nicolás Boeglin

Bombardeos de EEUU, Francia y Reino Unido en Siria

Imagen satelital del ataque en Idlib del 2017, extraida de artículo titulado “The Chemical-Weapons Attack In Syria: Is There a Place for Skepticism? The American media have excluded dissenting expert opinions in their rush to embrace Trump’s war on Syria”.

Las operaciones militares realizadas por Estados Unidos, Francia y Reino Unido en Siria este 13 de abril del 2018, y que consistieron en bombardear sitios estratégicos en los que presuntamente Siria mantiene un arsenal de armas químicas, fueron realizadas sin autorización previa del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Por ende, y pese a lo afirmado por las autoridades norteamericanas, francesas y británicas (y algunos de sus aliados), constituyen una clara y abierta violación a lo dispuesto en la misma Carta de Naciones Unidas sobre la prohibición del uso de la fuerza.

Una violación a una norma fundacional del frágil edificio establecido desde 1945

¿Donde encontrar fundamento jurídico alguno para justificar este tipo de acción? ¿Cómo evitar a toda costa la sombra de la guerra en Irak del 2003 y descartar algunos de los argumentos (falaces) usados para justificarla? Es la tarea a la que posiblemente se aboquen desde ya algunos juristas en algunas cancillerías y en algunas otras entidades.

Ninguna norma jurídica internacional permite recurrir al uso unilateral de la fuerza en represalia a actos cometidos en el territorio de otro Estado contra su población, o en respuesta a sospechas de tenencia y de uso de armas de destrucción masiva por parte de un Estado inmerso en un conflicto interno (como el que vive Siria desde varios años).

En efecto, la única excepción a la prohibición del uso de la fuerza militar contra otro Estado la constituye, según la Carta de Naciones Unidas:

– el Artículo 51 de la Carta (que preve la figura de la legítima defensa y un mecanismo de notificación para el Estado que justifique acciones militares recurriendo a esta figura) o bien;

– las acciones militares colectivas debidamente autorizadas por el Consejo de Seguridad, al amparo del Capítulo VII de la Carta.

La noción de “legítima defensa preventiva” ideada por el Departamento de Estado norteamericano después del 11 de setiembre del 2001 para justificar acciones armadas en diversos puntos del planeta y para darle una apariencia de legalidad a la funesta acción militar emprendida contra Irak en marzo del 2003 no es conforme a la letra del Artículo 51. Esta operación militar constituyó una violación flagrante a la Carta de Naciones Unidas, y su principal argumento (posesión de armas de destrucción masiva por parte de Irak) una burda maniobra para engañar a la opinión pública mundial, tal y como lo evidenciaron investigaciones recientes y declaraciones de responsables políticos norteamericanos y británicos de la época.

La reciente discusión en el seno del Consejo de Seguridad: ¿presunciones o pruebas fehacientes sobre el uso de armas químicas?

En su sesión realizada el pasado 10 de abril, el Consejo de Seguridad conoció dos proyectos de resolución para investigar el origen del estallido con sustancias químicas acaecido en Duma del 7 de abril pasado en Siria y la identidad exacta de las personas que las usaron: mientras Estados Unidos, Francia y Reino Unido responsabilizaron directamente a las fuerzas armadas sirias, sin haberse realizado alguna investigación in situ, Rusia y Siria denunciaron la maniobra que consiste en responsabilizar sin prueba alguna a Siria como pretexto para justificar ante la opinión pública una acción militar contra Siria (véase debate contenido en el Acta PV.8228 – versión en español). Por parte de América Latina, participaron en el debate del Consejo de Seguridad los delegados de Bolivia y de Perú, cuyas posiciones difieren sensiblemente.

Pese a lo divulgado en la mayoría de los medios de prensa, no fue uno sino dos los textos que fueron sometidos a votación, ambos elaborados en aras de investigar debidamente episodios recientes acaecidos en Siria en los que se presume que se usaron armas químicas (véase nota titulada “Syria: vote on competing drafts”, editada en el sitio jurídico especializado de Whatsinblue, y disponible aquí):

– el primer proyecto de resolución, presentado por Estados Unidos, Francia y Reino Unido, el cual fue vetado por Rusia, y contó con la abstención de China, logrando reunir 12 votos a favor (p.5 del Acta precitada).

– el segundo proyecto de resolución, presentado por Rusia, y que no logró reunir la cantidad de votos necesarios, con 6 votos a favor, incluyendo el de Rusia y el de China (p.9).

La legalidad internacional puesta en jaque

En un artículo publicado horas antes de la orden dada por el Presidente de Estados Unidos de iniciar los bombardeos en Siria, la Profesora Mary Ellen O’Connell (Universidad de Notre Dame) concluía sus reflexiones señalando que:

In other words, he plans to violate the prohibition on the use of force to send the message of how important it is to comply with the law on chemical weapons. And he is doing so with relish as he tweets, ‘Get ready Russia, because [the missiles] will be coming, nice and new and “smart!”’. French President Macron has actually chosen to encourage Trump and Britain’s Prime Minister May is still considering options. There should, however, be only one option for States committed to the rule of law: Use the means available in international law to seek accountability for law violations. It is a dangerous moment in history to do anything else.

(véase artículo titulado “Unlawful Reprisals to the Rescue against Chemical Attacks?“, publicado por EJIL-talk y disponible aquí).

Una leve sensación de “déjà vu”

A raiz de un espisodio ocurrido en Siria en abril del 2017, habíamos tenido la oportunidad de analizar las distintas posiciones oficiales (véase nuestra breve nota titulada “Armas químicas en Siria: Consejo de Seguridad y Estados Unidos”). En aquella oportunidad, Estados Unidos consideró contar con información suficiente responsabilizando a Siria para lanzar un ataque aéreo pocos días después de forma solitaria, a modo de represalia: esta acción militar de Estados Unidos se dió en clara violación a la legalidad internacional (remitimos al respecto al análisis del Profesor Marko Milanovic (Universidad de Nottingham) titulado “The Clearly Illegal US Missile Strike in Syria” publicado en el EJIL-Talk y disponible aquí).

Con respecto a la discusión que se dio en aquel momento en el seno del Consejo de Seguridad, remitimos al lector a nuestra breve nota titulada “Chemical weapons in Syria and UN Security Council: no resolution adopted. Would you like to know why?” y disponible aquí. En aquella ocasión, fueron tres los proyectos de resolución que circularon.

Con relación a un informe de los servicios franceses de inteligencia llegando a las mismas conclusiones que sus homólogos norteamericanos, y que fue dado a conocer a pocos días de la primera vuelta electoral en Francia en el 2017, remitimos al lector a nuestra breve nota titulada “Syrie et armes chimiques : à propos du rapport des services secrets français“, publicada en Actualités du Droit, y disponible aquí.

Informes de servicios de inteligencia versus mecanismos de verificación internacionales: ¿hacia donde vamos?

Más allá del juego político que se ha generado alrededor de la guerra civil imperante en Siria, resulta oportuno recodar que la producción, el almacenamiento y la destrucción verificada por expertos internacionales de de armas químicas es objeto de una Convención sobre la Prohibición de Armas Químicas, suscrita en 1997 (véase texto completo en español). Este tratado establece un mecanismo de monitoreo y de verificación que aceptan los Estados Partes y un mecanismo de investigación internacional e independiente en caso de eventos en los que se sospecha el uso de armas químicas por parte de un Estado Parte. Este instrumento multilateral ha sido ratificado por 192 Estados, Siria incluida, con un solo Estado sin ratificarla: Israel (véase estado oficial de firmas y ratificaciones).

En el caso específico de Siria, el equipo de Naciones Unidas a cargo de monitorear la destrucción de armas químicas en suelo sirio (denominado OPCW-UN – veáse sitio oficial), presentó sus respectivos informes a finales del 2014 al cumplirse su mandato en Siria.

A modo de conclusión: el 13 de abril del 2018 o un viernes negro para el derecho internacional

Este nuevo episodio constituye sin lugar a dudas un debilitamiento del ordenamiento jurídico internacional y plantea una serie de interrogantes de cara al futuro: las sospechas de algunos Estados parecieran ser una base suficiente para desafiar la normativa internacional en materia de prohibición del uso de la fuerza. A diferencia del ataque norteamericano perpetrado en abril del 2017 en Siria en respuesta al presunto uso de armas químicas en Idlib (también basado en informes de inteligencia), esta acción del 13 de abril del 2018 fue concertada por tres miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas: fragiliza, como raras veces, la Carta de Naciones Unidas suscrita en 1945 y los principios que contiene.


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

8 respuestas a Análisis bombardeos de EEUU, Francia y Reino Unido en Siria

  1. saul weisleder 15-04-2018 en 5:35 pm

    El siguiente es un párrafo que resume la principal conclusión del Informe de ese Panel (“Mecanismo Conjunto de Investigación sobre uso de armas químicas en Siria), creado por el CS de la ONU, pero cuyo mandato no se renovó luego de que presentó este Informe, debido a la oposición de Rusia y Siria:

    “The leader of the United Nations investigative panel that has found that Syria used chemical weapons expressed pessimism on Wednesday about his panel’s future, and he said Russian diplomats had warned him regularly that the Kremlin was prepared to reject its findings.

    In an interview, the panel’s leader, Edmond Mulet, a veteran United Nations diplomat, also said he was mystified as to why the Russians had tenaciously defended the Syrian government when, in his view, the proof of its chemical weapons attacks was overwhelming” (tomado del NYT) y encontrado en .

    Responder
  2. Nicolas Boeglin 15-04-2018 en 10:23 pm

    Estimado don Saul

    Muchas gracias por leerme y por su comentario, al que me referiré en las líneas que siguen.

    Debo iniciar explicando que mi análisis se hace desde la perspectiva del derecho internacional público únicamente, sin ninguna otra pretensión de mi parte.

    “Hacer nada”, como Usted lo plantea, no es lo que se debe hacer cuando hay una situacion de este tipo, sino precisamente, como lo indica Usted mismo en el caso de Idlib del 2017: proceder a activar los mecanismos previstos.

    Si revisamos bien los hechos en le caso de Idlib del 2017:

    – el ataque norteamericano en el caso de Idlib se dio 48 horas depues del evento en abril del 2017. Es totalmente ilegal, al igual que los ataques realizados anteayer.

    – el informe Mulet se dio a conocer al Consejo de Seguridad el 26 de octubre del 2017, luego de la realizacion de la investigación in situ del mecanismo presidido por Mulet.

    El hecho que el informe Mulet haya responsabilizado a las autoridades sirias en su informe no exime en lo más minimo a EEUU de haber cometido un acto ilegal al bombardear a Siria en el 2017. Idem para la accion del 2018 con Francia y con Reino Unido.

    Es la conclusión a la que llegamos todos los que estamos estudiando el problema, mencionando o no mencionando el informe Mulet de octubre del 2017.

    Sobre su ultima frase sobre derecho y atrocidades, creo que sabe como yo y muchos más que sí existe un mecanismo de monitoreo creado por la Asamblea General de NNUU en diciembre del 2016 para investigar y documentar posibles acciones que califiquen como crimenes de guerra o crímenes de lesa humanidad en aras de enjuiciar a sus responsables sirios:

    Le dejo extracto de un artículo anterior mío editado en Perú, en el que se hace referencia a este mecanismo:

    Cabe recordar que el 21 de diciembre del 2016, la Asamblea General de Naciones Unidas también creó un mecanismo de investigación sui generis para todos los crímenes cometidos en Siria desde el 2011: la resolución A/RES/71/248 se titula: ” Mecanismo Internacional, Imparcial e Independiente para Ayudar en la Investigación y el Enjuiciamiento de los Responsables de los Delitos de Derecho Internacional Más Graves Cometidos en la República Árabe Siria desde Marzo de 2011” (véase texto oficial en español en: http://www.un.org/en/ga/search/view_doc.asp?symbol=A/RES/71/248&referer=http://www.un.org/en/ga/71/resolutions.shtml&Lang=S .

    Fuente del artículo: http://ius360.com/columnas/armas-quimicas-en-siria-consejo-de-seguridad-y-estados-unidos/

    Para conlcuir, el punto mio no creo que sea en lo más mínimo sesgado, y me apena un poco que así lo perciba Usted, sino que se limita a contraponer lo que se hace en Siria (con acciones armadas en su contra), con lo que dictamina la Carta de NNUU sobre prohibición del uso de la fuerza. Es la única preocupación mía en el marco de este breve artículo, al tratarse (la prohibición del uso de la fuerza) de una regla fundacional de Naciones Unidas.

    Muy cordialmente

    Nicolas Boeglin

    Responder
  3. saul weisleder 16-04-2018 en 11:11 am

    Estimado Don Nicolás: muchas gracias por su amable respuesta. UD. tiene razón de que se trata de una violación a la letra literal (valga la redundancia) de la Carta. Eso no lo puedo negar. Pero lo del sesgo (y verá porqué lo digo) se refiere a haber omitido (quizá no lo sabía, pero estoy casi seguro que no, pues UD. está muy bien informado y se trata de algo notorio), el trabajo y el Informe de el “Mecanismo de Mulet”, que es una especie de “investigación de investigaciones” e “Informe de informes” sobre el tema. Eso hace que lo del uso de armas químicas por Assad y los vetos para no investigar y sentar responsabilidades en esta tragedia.masacre, son hechos indisputables. Centrarse en la letra de la Carta ante reiteradas violaciones de este tipo, es ver el árbol y no el bosque. Creame, lo que me duelen son las personas (no solo niños y ancianos) martirizados por estos sátrapas. Ojalá este último ataque sea el final; que escarmiente el régimen y pare su cinismo. Aunque seguirá gobernando dictatorialmente. La democracia liberal paraece un ideal muiy difícil de alcanzar ahí.
    Todos debemos hacer decisiones complicadas ante dilemas morales tan “jodidos”. Y mi mensaje es que ojalá pongamos la vida de las mayorías, por encima de intereses de un régimen que se escuda en la letra de la ley. Creo que UDS. los abogados dicen a veces “Suma Lexis, Suma Injuria” (o algo así). Creo que este es el caso.
    Como Profesor, lo insto, considerando su rigor y seriedad, a explicar a los alumnos, en casos como este, “la Ley”; pero también los contextos políticos y los dilemas morales. Que Trump sea “impresentable”, no lo hace estar equivocado siempre. Lo saludo cordialmente.

    Responder
    • Carlos Revilla 16-04-2018 en 2:17 pm

      Y ahora resulta que con el ataque de EEUU, RU y FR se corre el peligro de que se hayan borrado las pruebas que hubieran existido sobre el uso del gas. Siria como garante el tratado estaba en disposición de nuevas inspecciones para corroborar o desmentir los alegatos sobre su implicación. Ahora no lo sabremos nunca.

      Responder
      • saul weisleder 16-04-2018 en 4:59 pm

        ¡Ay Carlos! “Siria (Assad y sus secuaces…) como garante del tratado estaba en disposición de corroborar o desmentir…”. ¡Cajita blanca es poco para vos!
        “Pedigree”: más de 40 años de dictadura familiar, pruebas de ataques con armas prohibidas en otras ocasiones, represión continua de la gente, etc, etc.
        Una cosa sí es cierta y le da algo de ventaja sobre otros sátrapas de la región: es un régimen más laico, sin aplicación de la Sharía como “ley última”.

        Carlos, ¿esta es la posición de un social demócrata, progresista, cuya base final es el humanismo? ¡Qué duro!!!

        Responder
  4. Nicolas Boeglin 16-04-2018 en 2:37 pm

    Estimado don Saul

    Muchas gracias nuevamente por su amable correo. Veo que Usted mantiene la idea que mi análisis es sesgado, y la verdad es que no tengo más argumentos que los anteriormente planteados. Con o sin informe Mulet, mencionando su existencia o no en mi breve artículo, el decidir atacar militarmente a un Estado basándose en suposiciones o informaciones no verificadas es una clara y abierta violación a lo establecido por la Carta de NNUU. Es lo único que pretendo analizar.

    Con relación al veto que Usted menciona, me permito precisarle que cada vez que la discusión tuvo lugar en el seno del Consejo de Seguridad, Rusia presentó un texto alternativo. En este artículo mío editado en Ius360, el texto ruso (Documento 1) también solicitaba a Siria una investigación inmediata. Estoy seguro Usted detectó el problema del texto propuesto por Francia-EEUU-RU (Documento 3) redactado de forma tal que fuera vetado. La comparación entre ambos textos es extremadamente aleccionadora.

    El mismo ejercicio tuvo lugar la semana pasada en NY, con dos propuestas votadas, y no solamente una como informado por medios de prensa.

    Le agradezco su atenta sugerencia para ampliar mi labor docente. Hay un dilema que a veces discutimos en clase con mis estudiantes: violar la legalidad so pretexto de defenderla.

    Muy cordialmente

    Nicolas Boeglin

    Responder
  5. saul weisleder 16-04-2018 en 4:52 pm

    Gracias Don Nicolás. Creo que hemos expuesto nuestras perspectivas. Sigo creyendo y sintiendo intensamente, que este no puede verse solamente como tema de legalidad, aunque ciertamente lo es.
    Agradezco sus respuestas. Sobre su punto final, con honestidad, he sabido y acepto públicamente que ese problema (no dilema, el dilema es para quienes sin pretexto deben decidir sobre una situación grave qué hacer. Y para quienes lo “juzgamos”, antes o después; para quienes buscan excusas no hay dilema) es cierto. Pero acépteme que la situación contraria también puede darse: buscar pretextos para no aplicar la legalidad; para no actuar ante situaciones que lo exigen por sus graves consecuencias.
    Saludos cordiales,

    Responder
  6. Nicolas Boeglin 17-04-2018 en 12:39 pm

    Estimado don Saul.

    Muchas gracias por su comentario.

    Creo que tenemos una leve divergencia Usted y yo sobre lo que hay que entender por “legalidad” en el ámbito internacional. Un tratado internacional que prevé un mecanismo muy preciso para resolver un problema debe aplicarse: llámese Carta de Naciones Unidas de 1945 o Convención sobre Prohibición de Armas Químicas de 1997 u otro. Si resulta inoperante, o si se logra burlar con facilidad, hay que discutir la implementación de uno nuevo y acordarlo de forma colectiva entre los Estados Partes al tratado.

    Con relación a la noción de dilema, la definición según la cual se trata de un “argumento formado por dos proposiciones contrarias” coincide con lo que discuto en clase con mis alumnos.

    Muy cordialmente

    Nicolas Boeglin

    Responder

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.