Alemán Scholz busca «una nueva mirada al mundo de la democracia»

Entrevista: Sven Gösmann, Michael Fischer, Friederike Heine (texto), Michael Kappeler (foto), dpa

dpa
El canciller alemán, Olaf Scholz, fotografiado en su despacho de la Cancillería durante la entrevista concedida a dpa. Foto: Michael Kappeler/dpa

Berlín, 18 jun (dpa) – El canciller alemán, Olaf Scholz, lleva apenas medio año en el cargo y ya está organizando una importante cumbre internacional.

El próximo fin de semana, el político socialdemócrata recibirá al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y a otros seis jefes de democracias económicamente fuertes en el lujoso hotel del castillo de Elmau, en Baviera.

La reunión del Grupo de los Siete (G7) se engloba en otras cumbres de la Unión Europea (UE) y la OTAN. El canciller se ha preparado para ello con un viaje en tren a Kiev. En una entrevista concedida a dpa, nos cuenta lo que ha planeado para el maratón de cumbres.

Pregunta: Acaba de regresar de Ucrania, donde ha visitado la capital, Kiev, así como la parcialmente destruida Irpin. ¿Puede describir lo que sintió con lo que vio allí?

Respuesta: Todos sabemos la terrible destrucción que está dejando la guerra de agresión rusa contra Ucrania. Cuántas personas han muerto, cuántas están heridas. Y sin embargo, es otra cosa cuando se ve la destrucción con los propios ojos y se siente por sí mismo que la gente ha muerto en un lugar en concreto, que había familias sentadas en los coches que estaban parados y destruidos, que querían huir y fueron brutalmente fusilados. El presidente ruso (Vladímir Putin) se carga con una culpa terrible con su decisión de invadir Ucrania.

Pregunta: Durante mucho tiempo se mostró escéptico sobre la posibilidad de viajar a Kiev en tiempos de guerra. ¿Cómo describiría el resultado ahora? ¿Fue un éxito el viaje?

Respuesta: Lo correcto era viajar ahora y enviar una fuerte señal europea junto con el presidente francés, el primer ministro italiano y el presidente rumano. Me había reunido con el presidente (Volodímir) Zelenski tres veces en persona antes de que comenzara la guerra y, desde entonces, hemos hablado regularmente de la situación por teléfono. La reunión de ahora en Kiev volvió a ser una conversación muy confiada y cooperativa.
Hablamos de cómo Europa puede seguir ayudando a su país. En concreto, se trata de artillería pesada y munición. Porque eso es lo que Ucrania necesita con mayor urgencia en estos momentos. También se trata de protegerse contra los ataques desde el aire con misiles. Y, sobre todo, se trata de una perspectiva de futuro: la esperanza de una perspectiva europea y democrática para los ciudadanos de Ucrania. En la próxima cumbre de la UE, esta semana, queremos llegar a una decisión consensuada al respecto.

Pregunta: Usted está a favor de que Ucrania sea candidata a la adhesión a la UE, al igual que la Comisión Europea. Pero todavía hay algunos países que son escépticos. ¿Cómo pretende convencerlos?

Respuesta: Desde el comienzo de la guerra, la Unión Europea ha apoyado a Ucrania de forma muy unida y decidida. Debemos seguir actuando con este espíritu de unidad. Está claro que el camino hacia la UE no será fácil, que son muchos los requisitos que debe cumplir cualquier candidato que quiera ingresar. Esto se aplica al Estado de derecho y a la democracia, pero también a todas las demás normas que hemos acordado juntos en Europa.

Al mismo tiempo, es importante para mí que ahora ofrezcamos un progreso muy concreto a quienes se les prometió hace casi 20 años que podrían convertirse en miembros de la Unión Europea. De lo contrario, surgirá la sensación de que la condición de candidato no conduce a nada. Debemos demostrar a los países de los Balcanes Occidentales que vamos en serio. Albania y Macedonia del Norte reúnen todas las condiciones para iniciar negociaciones concretas de adhesión a la UE: deberían empezar ya.
Además, la Unión Europea debe prepararse para la ampliación. Para ello, debe modernizar sus estructuras y procesos de decisión. No siempre será posible decidir por unanimidad todo lo que hay que decidir por unanimidad hoy. Y eso es lo que tendremos que discutir en la cumbre de la UE, junto con muchos otros temas.

Pregunta: ¿Cree que todavía podrá ser testigo de que Ucrania sea admitida en la UE?

Respuesta: Los Estados y sus ciudadanos tienen en sus manos la rapidez con la que consiguen cumplir las condiciones de admisión. La antigua Macedonia cambió su nombre por el de Macedonia del Norte para resolver una disputa con Grecia y no fue recompensada por ello. Algo así no debe volver a suceder. Con la condición de candidato, queremos crear esperanzas, no defraudarlas.

Pregunta: Usted ha invitado al presidente ucraniano Zelenski a la cumbre del G7 que se celebrará en Elmau la próxima semana. ¿De qué va a hablar con él allí?

Respuesta: En Elmau, la atención se centrará en la perspectiva a largo plazo de Ucrania. Está claro, y lo reafirmaremos allí como G7, que apoyaremos a Ucrania mientras sea necesario. Queremos asegurarnos de que no prosperen los planes del presidente ruso. Obviamente, Putin espera que, una vez que haya conquistado suficiente terreno, todo se calme y la comunidad internacional vuelva a su orden del día. Eso es una ilusión.

Pregunta: Otro tema de la cumbre del G7 será la crisis alimentaria mundial. Hay expertos que esperan la mayor hambruna desde la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué puede hacer el G7 para contrarrestarlo?

Respuesta: La guerra que Rusia ha iniciado contra Ucrania tiene consecuencias para todo el mundo y para muchos países que están lejos de la guerra. En este caso se reclama la solidaridad mundial. Hemos lanzado una iniciativa global para promover la seguridad alimentaria. Los silos de grano de Ucrania están llenos, millones de toneladas de grano esperan ser exportados. Sin embargo, Ucrania tuvo que minar sus puertos para protegerlos de los ataques rusos desde el mar Negro.

Apoyamos los esfuerzos del Secretario General de la ONU para abrir un corredor de exportación para el grano ucraniano. Las negociaciones llevan algún tiempo y van de un lado a otro. Hay que esperar en bien del mundo que se llegue a un entendimiento. Rusia debe permitir un transporte seguro y, al mismo tiempo, dar garantías creíbles de que no utilizará dicho corredor para una invasión. Después de todo, no puede ser que los barcos de grano salgan de los puertos ucranianos y los buques de guerra rusos se dirijan a los puertos.

Pregunta: ¿Es concebible una misión de la ONU para asegurar el acceso a puertos ucranianos como el de Odesa?

Respuesta: Todas estas cuestiones se están negociando actualmente, pero especular sobre ellas de manera pública haría que estas difíciles negociaciones fueran aún más complicadas de lo que ya son, así que no lo hago.

Pregunta: ¿Qué otros temas quiere avanzar en la cumbre?

Respuesta: Elmau trata de cómo detener el cambio climático provocado por el hombre, de cómo avanzar concretamente en la digitalización. Y cómo hacemos para avanzar los temas de la democracia. El G7 es la unión de siete democracias económicamente fuertes, eso es lo que lo hace especial. Pero nuestra comprensión de la democracia se queda corta si nos centramos únicamente en el Occidente clásico. Las grandes y poderosas democracias del futuro están en Asia, África y el Sur de América y serán nuestros socios. Debemos mirar a todo el mundo y no tener solo una visión reducida de Europa, América del Norte y Japón. Por ello, he invitado deliberadamente a cinco invitados más: los jefes de Estado y de Gobierno de Indonesia, India, Sudáfrica, Senegal y Argentina.

Pregunta: ¿Espera resultados concretos sobre el cambio climático en la cumbre o tareas de trabajo?

Respuesta: Llevamos todo el tiempo impulsando la protección del clima como tema central de esta Cumbre del G7. Para mí es importante que cooperemos en esto. Los países que se proponen juntos una mayor protección del clima deben ser capaces de cooperar entre sí de la manera que prevemos para todo el mundo. Esa es la idea del Club del Clima, que quiere establecer normas comparables para el consumo de CO2.

Pregunta: ¿En qué momento la cumbre sería un éxito para usted?

Respuesta: Si Elmau envía una señal de unidad, estaría muy satisfecho. Si conseguimos avanzar en los retos importantes para el mundo futuro -he mencionado la protección del clima, la digitalización, la cuestión de cómo podemos organizar la solidaridad con los que tienen que temer pasar hambre. Queremos que haya un trasfondo de solidaridad en la lucha contra las pandemias. Y luego, por supuesto, se trata de nuestra respuesta a la guerra en Ucrania.

Sería un éxito especial si la cumbre pudiera ser el punto de partida de una nueva mirada al mundo de la democracia. El mundo será aún más multipolar dentro de 30 años de lo que es hoy. Tendrá muchos centros de poder, no solo dos o tres. Si logramos que este mundo funcione de todas formas, y las democracias desempeñan un papel central en ello, será un gran paso adelante.

Pregunta: Hace algún tiempo, usted fue el anfitrión de una cumbre, la cumbre del G20 en Hamburgo, que se vio ensombrecida por violentos disturbios. ¿Teme que se produzcan escenas similares en esta cumbre del G7?

Respuesta: Las fuerzas de seguridad siempre tienen que prepararse para todas las eventualidades. Aunque ya he participado en muchas cumbres del G7 y del G20, que se desarrollaron sin problemas, por supuesto hay que estar preparado. La Policía, la Oficina de Protección de la Constitución, los servicios y también las autoridades de seguridad bávaras lo han hecho con mucho cuidado. Todo el mundo espera que se repita el curso pacífico de la última cumbre del G7 en Elmau en 2015.

Pregunta: ¿Fue también una reacción a la experiencia de la cumbre de Hamburgo el volver a elegir Elmau ahora?

Respuesta: Elmau ofrece las condiciones ideales para que la cumbre sea pacífica y buena para nuestros invitados y para lo que queremos conseguir juntos políticamente.

Pregunta: Es probable que los precios de la energía también sean un tema en la cumbre del G7. Ahora Gazprom ha reducido el suministro de gas a través de Nord Stream 1. ¿Teme que este sea el primer paso hacia un corte total del suministro?

Respuesta: En primer lugar, actualmente estamos experimentando una reducción de los suministros de gas a Alemania y otros países de Europa Occidental, que está técnicamente justificada. Esto puede ser una coincidencia, pero no tiene por qué serlo. Seguiremos vigilando muy de cerca y haremos todo lo posible para garantizar que no haya razones técnicas para estos recortes.

Pregunta: Después de la cumbre del G7, se acerca la cumbre de la OTAN. En su primera entrevista tras dejar el cargo, la ex canciller alemana Angela Merkel defendió recientemente su oposición a la adhesión de Ucrania a la OTAN. ¿Fue correcta esta decisión en su momento?

Respuesta: Los criterios de adhesión a la OTAN deben ser cumplidos por cualquier Estado que desee unirse a la alianza. La adhesión de Ucrania a la OTAN no estaba en la agenda. Todo el mundo lo sabía, incluido el presidente ruso. Es aún más absurdo que Putin haya justificado su invasión de Ucrania, entre otras cosas, con el argumento de que Ucrania podría acabar allí de repente. Sin embargo, estaba claro que esto no sería un problema en absoluto en un futuro previsible.

Pregunta: La ex canciller también dejó claro en la entrevista que no había hecho nada malo en su política hacia Rusia. ¿Cree que esta es la actitud correcta? ¿Y diría lo mismo acerca de su propia postura?

Respuesta: El intento de reconciliación nunca puede ser erróneo, como tampoco lo es el intento de llevarse pacíficamente. En este sentido, me veo muy cerca de mi predecesora. Pero un error de la política económica alemana fue que concentramos demasiado nuestro suministro de energía en Rusia sin construir la infraestructura necesaria para poder cambiar rápidamente de rumbo en caso de que ocurriera lo peor. Desde mi etapa como alcalde de Hamburgo, hace tiempo que vengo defendiendo la construcción de terminales de gas natural licuado en la costa del norte de Alemania. Ahora tenemos que ponernos al día rápidamente.

Pregunta: ¿Le he entendido bien entonces? ¿Usted no nizo nada malo, pero la canciller sí?

Respuesta: Es una abreviatura inadmisible de mi respuesta. Siempre trabajé bien con el anterior canciller y no veo ninguna razón para cuestionarlo en retrospectiva.

DATOS PERSONALES: Olaf Scholz cumplió hace unos días 64 años y lleva seis meses como canciller alemán. El ex secretario general del SPD, quien también fue alcalde de Hamburgo, ministro de Trabajo y de Finanzas de la canciller Angela Merkel ha tenido que lidiar con una guerra justo al principio de su mandato que ha cambiado el mundo y seguirá haciéndolo. Tres días después del inicio de la guerra de Ucrania, inició la reorientación de la política exterior y de seguridad alemana. En el castillo Elmau, en Baviera, a partir del domingo (26 de junio), acogerá por primera vez una gran cumbre a la que asistirán algunos de los hombres y mujeres más poderosos del mundo. La entrevista con el canciller fue realizada por dpa en su despacho de la séptima planta de la Cancillería en Berlín.

Bloc de notas

ACTUALIZACIÓN

INTERNET

Sitio web de la presidencia alemana del G7 (en inglés)

Revise también

dpa

Alemán Mick Schumacher: «Me gustaría ser el mejor en todo lo que hago»

Por Jens Marx (dpa) Ciudad de México, 29 oct (dpa) – Mick Schumacher intensificó uno …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.