¿Adiós palestinos?

Por Pier Francesco Zarcone*

¿Adiós palestinos?

Lamento decirlo, pero el futuro de los palestinos es más oscuro y sombrío que nunca, porque los países árabes sunitas se han desinteresado de ellos y no tienen amigos poderosos en el mundo. Hoy en día, su soledad es siempre más fuerte y más evidente, ya que desparecieron también los velos residuales de la retórica hipócrita de aquellos que entre los árabes podrían apoyarlos, los cuales tienen dinero e influencia política y los medios. Veamos por qué.

Los llamados resortes árabes han sido un fracaso total, agudizados no solo por el estallido del islamismo político (un fenómeno respecto del cual Occidente no ha sido un extraño) sino también por los apetitos políticos de los países de la península arábiga. Varias formas han apoyado o fomentado eventos disolutivos de Siria a Irak, Egipto, Libia y Túnez. La cínica realpolitik, con un espíritu de poder, caracteriza cada vez más la acción de estos países, a los que sin embargo, no les va bien. Egipto tiene sus propios problemas, seguridad económica y interna,en Siria el conflicto no está completamente terminado, Irak debe superar los estragos dejados por el ISIS, Jordania no cuenta para nada, y el rey debe pensar en los balances oportunos para permanecer en un trono con pies de barro.

En el Medio Oriente, los conflictos iraquí y sirio, con intervenciones decisivas de Rusia e Irán a favor de los gobiernos locales anti-jihadistas, terminaron involuntariamente haciendo que los sunitas se desinteresaran por Palestina, donde los sionistas ahora hacen lo que quieren. De hecho, debido al resultado de la crisis siria, las preocupaciones de los gobiernos de Arabia Saudita, Bahrein y Emiratos Árabes Unidos están dirigidas a Irán, un país que, a pesar de sus grandes problemas internos, está sufriendo objetivamente una expansión político-militar. De hecho, ha podido realizar el tan esperado “corredor chií”, es decir, un grupo continuo de países amigos y vecinos que, gracias a su connotación religiosa dentro del Islam, constituyen su apoyo. Es un corredor que va desde Teherán a Bagdad y Damasco, terminando en Beirut.

Irak es una mayoría chiíta; Siria no lo es, pero el poder es administrado por los alauitas que fueron reconocidos como chiítas en el momento de Jomeini y tienen una deuda de gratitud hacia Irán por la ayuda militar proporcionada en hombres y medios en la lucha contra los rebeldes indígenas y los invasores yihadistas. El Líbano tiene un gran porcentaje de chiítas, de los cuales Hezbolá es el brazo militar, que se enfrenta a la gloria en la lucha armada contra las invasiones israelíes, y actualmente es parte de la coalición gobernante. Debe agregarse que los houti yemeníes, contra quienes Arabia Saudita ha constituido una coalición mal diseñada en un vano intento de eliminarlos, son chiítas.

Esta nueva situación político-militar para los chiítas, perseguida por más de mil años o rechazada por los sunitas, ha cambiado el panorama de la región, creando contracciones en otras entidades estatales existentes con repercusión en la cuestión palestina.

Quizás no esté claro de nosotros, pero el liderazgo árabe sabe muy bien que las maniobras anti-chiítas no encuentran un apoyo entusiasta de los palestinos. Los aficionados de los deportes en competiciones internacionales a menudo expresan su estado de ánimo: bueno, no fue por casualidad que en la Copa Mundial de fútbol el apoyo predominante entre los palestinos fuera al equipo iraní contra equipos occidentales, y este último contra el equipo. Por otro lado, el prestigio y la ayuda de Hezbollah y los iraníes pesan, tanto que en Gaza Hamas mantiene excelentes relaciones con ambos y coquetea con Qatar y Turquía. Además, las redes sociales palestinas abundan las posturas críticas hacia las petro-monarquías árabes.

Especialmente en Arabia Saudita, el ascenso al poder del príncipe heredero Muhammad bin Salman fue el punto más visible del surgimiento de una joven clase política portadora de ideas diferentes a las de la antigua clase política hasta entonces dominante. Obviamente, no sabemos si Bin Salman saldrá ileso o no de la crisis inherente al asesinato de Jamal Kashoggi y al desastre de la guerra en Yemen. Por lo tanto, el razonamiento que sigue se aplica a la actualidad, incluso con una dosis desconocida: es decir, si otros rampantes “de sangre real” jóvenes lograrán ocupar el lugar con la misma mentalidad. Hay que tener en cuenta que el príncipe heredero de Abu Dhabi, Muhammad bin Zayed, es un aliado cercano de su homólogo saudí, que comparte sus ideas.

Aunque el apoyo de la península árabe a Palestina siempre ha sido más teórico que real, el antiguo liderazgo saudí se centró mucho en la posibilidad de que el surgimiento de algún estado palestino traiga a los pro iraníes locales, quizás con algo de ayuda financiera, para moderar su situación en gran medida, diferenciándose de la facción más extrema.

No parece que esto ha sucedido y hoy los nuevos príncipes emergentes como los dos Mohammeds creen que, en definitiva, sería mejor que el Estado palestino (en la actualidad claramente aún por venir) no sea creado o se forme mal, existiendo el riesgo de que se convierta en otra entidad pro-iraní en el Medio Oriente.

Que el actual monarca saudí, Salman bin Abd al-Aziz, no lo considere como hijo, tiene poca importancia, dado que ya no controla las redes de poder, y sus declaraciones a favor del “el derecho de los palestinos a su propio Estado independiente y a Jerusalén oriental como capital” en realidad no cambia nada… al menos por el momento.

Salman bin Abd al-Aziz se convirtió en rey en enero de 2015, e inmediatamente su hijo Muhammad tomó las riendas del poder privando a todos los oponentes del anterior séquito de autoridades, usando métodos, para decir lo menos, de intimidación. E inmediatamente, la política exterior sauditaque era extremadamente cautelosa, cambió bruscamente.

Es cierto que ante la indiferencia general se fue creando en el mundo una vasta red de mezquitas y escuelas religiosas de estricta línea wahabí, extendiendo en los círculos islámicos esta fanática corriente, antes poco relevante; sin embargo, nunca se han emprendido iniciativas perjudiciales y peligrosas.

En marzo de 2017, bin Salman desató la guerra contra Yemen y en junio del mismo año impuso el bloqueo a Qatar, no propenso a sus deseos. La guerra de Yemen se estanca, mientras provoca muertes y destrucción, y el bloqueo de Qatar ha terminado haciendo que este Emirato sea cada vez más dependiente de Irán para su supervivencia diaria. Debe agregarse que, nuevamente debido a la intemperancia del príncipe saudí, la influencia de Ryadh en el Líbano (es decir, en los sunitas locales) ha disminuido considerablemente, tanto que el gobierno con Hezbolá no ha caído. Finalmente en Siria Bashar al-Assad se mantuvo en el poder.

Estos datos son esenciales en relación ante el hecho de que toda la política de bin Salman está orientada por el temor a Irán, lo que hace que Arabia Saudita no solo esté en simbiosis con la administración Trump, sino que también esté dispuesta a un sólido acercamiento a otro archi-enemigo de Irán: Israel.

Las confusiones entre bin Salman e Israel son siempre evidentes, porque ocurren a la luz del sol, y recientemente incluso Omán parece incluso dispuesto a reconocer a la entidad sionista. Entonces, incluso si por un milagro el Estado palestino saliera a la luz, es fácil prever que desde Arabia Saudita y los Emiratos no recibiría un dólar de ayuda, porque lo contrario significaría, al final, un favor para Irán. Muchos políticos occidentales, entre ellos Trump y su yerno Jarod Kushner, sueñan (o pretenden soñar) que ocurra lo contrario, pero en el estado de cosas es solo un sueño.

El hecho es que los nuevos y jóvenes líderes árabes solo persiguen un estricto realismo político, lo que lleva a un cambio radical de la perspectiva cultural básica preexistente. Con respecto a la política internacional, dependía de la estrecha unión entre el interés estatal y la coherencia árabe-islámica, por lo que el sionismo seguía siendo el enemigo (aunque con poco activismo en su contra) y la defensa de los palestinos era una parte integral de la misma. Esta imagen ya no existe, y ni siquiera se puede excluir que la nueva orientación encuentre consenso en parte de la opinión pública.

Ahora, independientemente del destino de bin Salman, es obvio que el deterioro de la “crisis iraní” contribuirá al fortalecimiento de la nueva posición política hacia Israel y los palestinos.

En mayo de este año, bin Salman declaró, con su habitual brutalidad, que los palestinos o bien hacen la paz con Israel (obviamente bajo las condiciones de este) o deben estar callados. También minimizó su problema al declararlo “no en la parte superior de la agenda” del gobierno saudí, reconociendo a los israelíes el derecho a tener sus tierras y terminando por mejorar la perspectiva de las relaciones diplomáticas con Israel.

La colaboración entre bin Salman y Jared Kushner ha producido un pseudo plan de paz que se destaca, más que la renuncia formal de los palestinos al “derecho de retorno” (cuyas posibilidades de realización son objetivamente cero, el reconocimiento de Jerusalén como la única capital de Israel y para el hipotético estado palestino, la capital sería Abu Dis, ¡un pueblo cerca de Jerusalén!

Ahora incluso los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein están dispuestos a establecer relaciones estratégicas con Israel en un formato anti-iraní. De hecho, el 12 de mayo en Washington , se celebró una reunión confidencial (pero no demasiado) entre Benjamin Netanyahu y los embajadores de los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein (respectivamente Yusef al-Otaiba y Shaykh Abd Allah bin Rashad al-Khalifa) para fortalecer el eje antiraniano en el golfo.

Egipto también se une a estos gobiernos y es aún más cauteloso al resaltar sus relaciones con Israel, aunque su cooperación militar en el norte del Sinaí contra los rebeldes islamistas es bien conocida.

Siendo este el caso, ¿todavía se puede hablar de esperanzas para los palestinos en Palestina, más allá de la miserable perspectiva de una especie de “bantustan”? (1)

(1) – Bantustán es el término que designa a los territorios que operaron como reservas tribales de habitantes no blancos en Sudáfrica y África del Sudoeste (actual Namibia), en el marco de las políticas segregacionistas impuestas durante la época del apartheid.

* Pier Francesco Zarcone, licenciado en derecho canónico, es un historiador del movimiento obrero y un erudito del Islam. Es miembro de Red Utopia, una asociación internacional que trabaja por la unidad de los movimientos revolucionarios de todo el mundo en una nueva Internacional: La Quinta. Fuente: www.utopiarossa.blogspot.com. Traducido por Cecilia Capanna.


Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.