Acuerdo nacional sobre pensiones de lujo y altos salarios

COMPARTIR:

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

En la última campaña electoral todos los partidos políticos y todos los candidatos a la Presidencia de la República, sin excepción, hablaron de construir ACUERDOS NACIONALES para resolver los graves problemas estructurales de Costa Rica.

La contienda electoral terminó y ahora tenemos Presidente de la República y 57 Diputados y Diputadas en la Asamblea Legislativa. También tenemos un pueblo expectante de que las cosas cambien para bien en nuestro país. El cambio necesario debe comenzar por cumplir con lo que se le ofreció a los votantes, independientemente del partido político o la lista de Diputados o el Candidato a la Presidencia de la República de nuestra preferencia. Esa etapa está superada y el pueblo eligió en las urnas.

Frente a nosotros tenemos dos temas para generar dos ACUERDOS NACIONALES:

1.- Los excesos desproporcionados de los salarios y las desigualdades existentes en el Sector Público, entre los salarios en el Gobierno Central, las instituciones autónomas y los bancos del Estado Costarricense.

2.- El exceso, igualmente desproporcionado, en las pensiones de lujo, con cargo a diferentes sistemas de pensiones y, en algunos casos, con fundamento en leyes espurias y vergonzosas.

Digámoslo claro: un salario de 14 millones de colones en un banco estatal o una pensión de 16 millones de colones, son irracionales en un país de las condiciones económicas de Costa Rica. Todo esto tiene que eliminarse. Nada justifica, en el presente, una pensión mayor de 5 millones de colones, al final de una vida honrada de trabajo, ni un salario público mayor de 7.5 millones de colones en los más altos cargos de la estructura del Estado Costarricense.

Hay excesos irracionales, también, en los beneficios salariales establecidos en algunas Convenciones Colectivas, en instituciones del Estado Costarricense.

La solución: que el Gobierno de la República ponga sobre la mesa de la Asamblea Legislativa, para su análisis y aprobación, un proyecto de ley claro y sencillo, estableciendo por encima de unos topes razonables y acordes con la función que se desempeña, una escala precisa de pago de impuesto sobre la renta, suficiente para acabar con esta irracionalidad. Así en pensiones, como en salarios. El debate sobre los derechos adquiridos es a la Sala Constitucional a la que le compete resolver y existen antecedentes, en que el principio de la racionalidad de la norma nueva se ha impuesto sobre la irracionalidad del derecho adquirido. La ley, en ninguna parte del mundo, está hecha para justificar lo injustificable, dentro de parámetros racionales y de bien nacional, en que el interés público priva sobre el interés personal. Esos son principios superiores de los sistemas democráticos, acogidos por nuestra Constitución Política. No dudo, por ello, que el aspecto legal es subsanable y que constitucionalmente el punto es sólido.

¿Y qué hacemos todos nosotros? Si don Luis Guillermo Solís y don Helio Fallas, como su Ministro de Hacienda, se plantan y se amarran los pantalones, todos los costarricenses de buena fe los vamos a apoyar y nos vamos a mover con nuestros partidos políticos y nuestros diputados, para que en la Asamblea Legislativa se apruebe esta iniciativa de ley. ¿Habrá oposición? Pues claro que sí y de muchas partes y muchos centros de poder.

Es en actos de esta envergadura, en donde se consolidan los grandes liderazgos nacionales. La razón es muy sencilla: el pueblo costarricense quiere que se cumplan las promesas de la campaña electoral y nuestro pueblo, mayoritariamente, votó por un cambio en la forma de hacer política en Costa Rica. Incluso muchos que no votamos por la fórmula ganadora, desde nuestra trinchera política, dimos a fondo la pelea por ese cambio político. Llegó la hora de la verdad. Veamos si se puede o no llegar a esos ACUERDOS NACIONALES o si todo seguirá igual en asuntos fundamentales. Lo cambios cosméticos no tienen mayor importancia nacional.

A lo mejor sí se puede, en el mejor espíritu y ejemplo de la Selección Nacional en Brasil.

EVALUE ESTE ARTÍCULO
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

COMPARTIR:

Revise también

Los niños de Hiroshima

Los niños de Hiroshima

A 75 años de los ataques con bomba en Hiroshima y Nagasaki Graciela Vizcay Gomez …

Un comentario

  1. Yo no sé porqué le dan tantas vueltas al asunto de las pensiones de “lujo” y otras prebendas. Lo más simple y lo más rápido es el impuesto sobre la renta, Ya están estudiandolo, pero todavía es insuficiente el planteamiento. Sobre un monto establecido, el impuesto,debería al menos, ser del ochenta por ciento, el Estado recoge mucho de lo que paga a los que nunca aportaron lo suficiente para tener esas pensiones ¿No les parece?

Comentar en Cambio Político

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!