Acuerdo nacional en seguridad

Y usted… ¿qué opina?

Fernando Berrocal

Fernando Berrocal Soto

En materia de seguridad ciudadana y delincuencia, las estadísticas negativas lo dicen todo. Lo importante ahora, en el ambiente político de unión nacional que ha planteado el presidente don Carlos Alvarado, es construir un Acuerdo Nacional que sea integral, sostenible en el tiempo y que genere resultados positivos en los cuatro años futuros, en bien de Costa Rica.

Algunas ideas básicas:

I-Poner a funcionar el Consejo de Seguridad del Estado (reuniones periódicas de coordinación y evaluación) para accionar, con la mayor eficiencia y trabajo conjunto, una política pública integral de seguridad, con apoyo ciudadano y de la prensa, bajo la coordinación de la Casa Presidencial y con la participación activa de los Ministros de Seguridad, Justicia y Relaciones Exteriores (Poder Ejecutivo), presidente de la Sala III y la Fiscal General (Poder Judicial), y el presidente de la Comisión de Seguridad y Narcotráfico (Poder Legislativo), con presencia del Jefe de la Fuerza Pública y el Director del OIJ. Sin ese esfuerzo conjunto y coordinado, las acciones parciales son inefectivas y limitadas.

II-Bajo ese paraguas institucional, desarrollar una política pública integral en cinco ejes de acción prioritarios:

1) El de la Fuerza Pública, las Policías Municipales y otras policías preventivas con el OIJ y la PCD (policías represivas), con liderazgo, coordinación, mano fuerte y modernos recursos tecnológicos.

2) En la Asamblea Legislativa, revisión y aprobación de varias reformas indispensables y urgentes a las leyes penales y procesales, posesión de armas y reformas estructurales para jerarquizar y hacer coherente el mando en las policías preventivas y una mejor coordinación y acción conjunta con las Policías Municipales. Hay varios proyectos en la Asamblea Legislativa: la Creación de un Sistema de Seguridad, la Ley de Extinción de Dominio y otros, para estructurar y jerarquizar un sistema de seguridad que funcione bien y acabar con la dispersión y los actuales feudos policiales dentro del Estado de Derecho.

3) Desde el Poder Ejecutivo y con apoyo municipal y del sector social, mano inteligente y visionaria en un conjunto de políticas educativas y de prevención imprescindibles y urgentes, en las barriadas y zonas con mayores índices de pobreza y marginalidad, para la construcción de complejos deportivos, funcionamiento de centros cívicos, comunales y de paz, alumbrado público, mejoramiento de calles y aceras, escuelas, participación y acción preventiva de las organizaciones no gubernamentales laicas y religiosas.

4) La mejor y más calificada cooperación internacional en materia de inteligencia, seguridad y lucha contra el narcotráfico. La utilización de la nueva Escuela Nacional de Policía como un “think tank” institucional y un centro único de formación y capacitación policial (preventiva, represiva y municipal). Ubicar correctamente a la DIS y eliminar todo olor y acción de policía política.

5) Entrarle a fondo y con una visión humanitaria, moderna y de capacitación, trabajo y reinserción social, al desbordamiento de nuestro Sistema Carcelario.

Dentro del presupuesto, todo eso y más se puede hacer con un Acuerdo Nacional, sin politiquería, haciendo con determinación y capacidad de gestión y negociación, lo que podría hacer el próximo Gobierno de la República.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Relacionado:
Compartir:

Comentar en Facebook

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.