A Alemania le faltan candidatos para representar a San Nicolás

Por Britta Schultejans (dpa)

dpa
Tres miembros de la Cofradía de San Nicolás de Friedrichshafen, en el sur de Alemania, vestidos como el santo obispo de Mira, en la actual Turquía, durante un servicio religioso en una iglesia católica de la ciudad. El tradicional personaje prenavideño de San Nicolás requiere de personal que se ciña una mitra episcopal y se enfunde su típico traje rojo, pero la demanda de su presencia en numerosos lugares contrasta con la escasez de personas dispuestas a interpretar al entrañable personaje. Foto: Felix Kästle/dpa

Múnich, 4 dic (dpa) – La demanda de hombres con barba blanca y abrigo rojo para recorrer jardines de infantes, escuelas o residencias de ancianos en Alemania con motivo de San Nicolas, el 6 de diciembre, y la próxima Navidad excede actualmente la capacidad de ofrecer candidatos de las agencias de empleo.

«Antes había 15, pero debido a cambios de trabajo o traslados ahora hay menos», cuenta una portavoz de la agencia de empleo de Augsburgo, en el sur de Alemania.

«No todos son aptos para este trabajo. Por lo tanto, siempre hay una demanda de trabajadores cualificados, incluso para ejercer de San Nicolás», comenta.

Antes de la pandemia de coronavirus, la agencia de empleo ofrecía servicios de San Nicolás en muchas regiones, pero ahora solo lo hace ocasionalmente, por ejemplo en Bremen, Hannover o Augsburgo.

«En las ciudades en las que ofrecemos este servicio, las vacantes de San Nicolás está bien cubiertas. La demanda es alta, por eso normalmente solo se puede atender si el pedido fue realizado con tiempo», señala Irmgard Pirkl, portavoz de la Agencia Federal de Empleo.

La plataforma nacional de alquiler de San Nicolás cuenta desde hace varios años con unos 150 hombres fijos «que tienen ganas de disfrazarse».

Winfried Keuthage, operador de la plataforma, considera que no hay una falta de oferta sino una escasez de demanda.

«La demanda se desplomó durante la pandemia de coronavirus y aún no volvió al nivel que tenía antes. Esto se debe principalmente al hecho de que muchas fiestas navideñas siguen canceladas», señaló.

Sean Schmidtpeter, un muniqués de 52 años, cuenta que por su corta aparición con túnica blanca, barba blanca, polvo blanco en las cejas, abrigo rojo y tiara de obispo roja, confeccionados especialmente por un diseñador de «dirndl», los trajes típicos bávaros y austríacos, cobra 30 euros (31,6 dólares).

Cuenta que siempre dona lo que gana «y por eso, muchas veces suele haber más dinero en el sobre».

Es casi imposible saber cuántos San Nicolás o sus variantes (Santa Claus, Papá Noel, etc.) hay en Alemania. Según la portavoz de la Agencia Federal de Empleo, todos son hombres y en su mayoría jubilados, estudiantes, artistas y actores.

«Las mujeres solo se presentan como ángeles de Navidad, no para encarnar a San Nicolás. Hasta ahora no hubo una demanda específica», comenta Pirkl.

Sin embargo, hay una escasez de San Nicolás en el este de Alemania, donde esta figura tradicional desempeña un papel muy secundario debido a la falta de tradición católica en sus regiones.

«La demanda aumenta y los San Nicolás son cada vez menos», indica Ronny Schröter, de la Oficina de Papá Noel de la ciudad de Cottbus. «Solo tengo cuatro este año y 50 familias que buscan uno», señala. Agrega que la lista de hombres dispuestos a disfrazarse «decrece año tras año».

«Siempre hay hombres que quieren hacer de Papá Noel, pero de repente tienen una novia, al año siguiente un hijo y entonces ya no pueden seguir», explica.

«Entonces solo quedan los solteros que no tienen familia con niños pequeños y tienen tiempo en Navidad. Busco gente así, pero es difícil encontrarla», comenta el experto en San Nicolás.

Bloc de notas

Revise también

dpa

«Sin novedad en el frente», nominada al Oscar a mejor película

Los Angeles, 24 feb (dpa) – La película alemana «Sin novedad en el frente», de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.