¡3… 2… 1… fuego!

Chispazos

Fernando Fernández

Fernando Fernández

Dentro de poco menos de un año, el 6 de febrero del 2022, la mayoría de los costarricenses acudiremos a las urnas electorales para escoger a la persona que dirigirá por cuatro años (2022-2026) el rumbo social, económico y político del país.

En lo particular pienso que el voto es un derecho universal de todos los ciudadanos y que desde que cumplimos la mayoría de edad podemos ejercerlo en forma voluntaria, de cara al futuro de la nación.

Es muy importante recordar, y una parte significativa de la población parece no entenderlo, que el depositar nuestro voto en las urnas, cada cuatro años, nos da la oportunidad de hacernos escuchar y expresar nuestras opiniones, sugerencias e inconformidades. Es, a mi manera de ver las cosas, la forma más democrática de escoger a nuestros gobernantes.

La trascendencia del voto radica fundamentalmente en que es un recurso que utilizamos para definir los caminos a seguir por parte de una comunidad, incluidos grupos reducidos, grandes regiones o toda la nación.

Banderazo de salida

En días pasados arrancó la campaña electoral en nuestro país, con el anuncio de conocidas figuras políticas -y otras no tanto- de aspirar a la presidencia de la República, situación que algunos han calificado como un verdadero “aguacero” de pretendientes a la primera magistratura nacional.

Mi columna de hoy tiene como propósito ofrecer a los lectores un primer panorama general sobre la carrera electoral en Costa Rica, luego del banderazo de salida que se produjo con los anuncios de los primeros aspirantes en días pasados.

Cada semana abordaré la situación que se está viviendo en el seno de las diversas fuerzas políticas nacionales, con el afán de mostrar, objetivamente, ese gran menú de posibilidades que se ofrece al ciudadano costarricense, para las elecciones del 6 de febrero del 2022.

La última semana se han anunciado ya las candidaturas de Marta Zamora y Hernán Solano en el Partido Acción Ciudadana, así como la de Claudio Alpízar y Guillermo Constenla en el Partido Liberación Nacional.

Partido Liberación Nacional

Hoy abordaremos lo que percibo que sucede dentro del PLN, agrupación en la que por lo menos 11 figuras aspiran a convertirse en el candidato de ese partido, el más grande de la historia político-electoral costarricense.

El primero en anunciar su pretensión fue el politólogo Claudio Alpízar, quien dijo que va “sin miedo y sin permiso” por la candidatura del PLN para poder cambiarle el rumbo la nación y luchar sostenidamente para fortalecer la clase media del país, tan golpeada en las últimas décadas. A Alpízar lo respalda el Movimiento Esperanza Nacional, un grupo de más 500 personas que laboran desde hace año y medio en 27 comisiones de trabajo. Su ideología es la socialdemocracia y Alpízar se considera de centro “tal cual lo quiere la mayoría de los costarricenses”.

También Guillermo Constenla, expresidente del PLN, anunció en días pasados que, atendiendo el llamado de amigos, familiares y simpatizantes de su partido, ha decidido dar la lucha por convertirse en el candidato de esa agrupación. Tiene una amplia carrera en el sector gubernamental y se declara socialdemócrata, aunque analistas políticos lo ubican ideológicamente a la derecha.

Gerardo Corrales, Máster en Administración de Negocios con énfasis en Banca y Finanzas del INCAE Business School, es el tercero de esta larga lista de pretendientes que buscan convertirse en el candidato verdiblanco. Corrales cuenta con amplia experiencia en el área de banca y finanzas, fue por 16 años Gerente General del BAC San José y el vicepresidente ejecutivo del Grupo Financiero BAC Credomatic. Se le cataloga como economicista, liberal de derecha y se le reconoce como el candidato del sector financiero privado del país.

El ex secretario general del partido, el abogado constitucionalista Fernando Zamora, también ha mostrado su interés por la candidatura de su partido, y ha levantado la bandera de “la restauración del país”. Para ello ha realizado varias giras a lo largo y ancho del territorio, para conversar con gente de todos los sectores y ha manifestado contar al día de hoy con un apoyo importante a nivel comunal. Su pensamiento ideológico es conservador.

El ex presidente José María Figueres, por otra parte, desde que regresó al país ha venido sosteniendo reuniones con dirigentes liberacionistas en todo el territorio nacional, convencido de que es la mejor opción para los liberacionistas y los costarricenses en general, en caso de ser escogido como el candidato del PLN. Figueres ha insistido en los últimos años en que su partido debe girar ideológicamente hacia la izquierda y se declara abiertamente socialdemócrata. Y aunque desde hace varios meses el expresidente Arias viene manifestando públicamente que es tiempo de que los políticos tradicionales -como él y José María Figueres- se hagan a un lado y den espacio a nuevos liderazgos. Pero Figueres no ha desistido de la idea de buscar la candidatura de su partido.

Aunque el expresidente de la Asamblea Legislativa Carlos Ricardo Benavides ha venido posponiendo el anuncio de su intención de convertirse en el candidato del PLN, algunos diputados y un sector del cooperativismo lo estarían apoyando para que anuncie su decisión cuanto antes. A Benavides se le ubica en el segmento socialdemócrata de derecha, y estaría contando con la supuesta simpatía y apoyo por parte del sector empresarial.

El actual diputado Roberto Thompson no ha anunciado abiertamente sus intenciones pero en corrillos políticos se comenta que podría convertirse en “el candidato de los alcaldes”. A Thompson, exalcalde de Alajuela donde goza de importante apoyo, no se le conoce claridad su posición ideológica, aunque sí se le puede catalogar como “pragmático” y es legislador en representación de la ideología socialdemócrata.

Antonio Álvarez Desanti, conservador de derecha, niega por ahora pretender la candidatura verdiblanca pero su tendencia está en regla para participar en la contienda interna del PLN. Álvarez se quedó en el camino en la elección presidencial pasada, y los finalistas para la segunda ronda lo fueron el presidente Alvarado y el pentecostal Fabricio Alvarado.

El Ingeniero Rolando Araya, quien ya fue candidato a la presidencia de la República por su partido en el año 2002 y perdió frente a Abel Pacheco, está empeñado en volver a intentarlo. Araya ha ejercido puestos como diputado, ministro, ejecutivo municipal de San José, vicepresidente de la Internacional Socialista secretario general del Partido Liberación Nacional. Se ha declarado socialdemócrata de izquierda, y considera que es posible pensar en un modelo social más armónico, basado en una libertad auténtica, como base del camino del Socialismo Cuántico.

El exdiputado Rolando González, también exsecretario del PLN, quien ha tenido una vida partidaria y pública muy activa, es uno de los últimos en evidenciar su interés por la candidatura del PLN, de cara al proceso que culmina el 6 de junio de este año. González es considerado socialdemócrata de centro y goza, al igual que Thompson, de un importante apoyo en la provincia de Alajuela.

Y el último en la lista es el economista Wálter Herrera, quien es ingeniero, economista, administrador de empresas y graduado en Banca y Finanzas. Herrera propone su tesis de luchar abiertamente por un país inclusivo, pero no ha evidenciado ser parte de una ideología política específica hasta este momento.

Ese es por ahora, bajo mi óptica, el panorama político electoral que se vive en las filas del partido Liberación Nacional. Son 11 pretendientes, pero según analistas políticos es muy posible que varios de los actuales pretendientes abandonen sus pretensiones en las próximas semanas y le ofrezcan su apoyo a alguno de los precandidatos que llevan el sello de “favoritos”.

En futuras columnas intentaré ofrecer un análisis de lo que está sucediendo a lo interno en partidos como el PUSC, el PAC, Restauración Nacional, Nueva República, Frente Amplio, Integración Nacional, el Partido Unión Liberal, Costa Rica Justa, Nueva Generación y el Partido de los Trabajadores.

Seguimos.

Director de Cambio Político


Revise también

¿Por qué Josef Mengele es el criminal de guerra nazi más conocido?

¿Por qué Josef Mengele es el criminal de guerra nazi más conocido?

Richard Baer (comandante de Auschwitz, izquierda), Josef Mengele (en el centro) y Rudolf Höß (anterior …

Un comentario

  1. Más castradores que huevos.

Comentar en Cambio Político

Cambio Político
Este sitio usa cookies. Leer las políticas de privacidad.