Una oportunidad a la estabilidad

Luis Diego Vargas Chinchilla

Luis Diego Vargas

Escoger un tema esta semana para esta tribuna se me hizo harto difícil. Llegué a avanzar en alguna redacción que quedará a la espera de un momento en el que ningún tema de último momento atropelle la conciencia. Lecciones para la izquierda política de la elección presidencial en Mexico, seguir con el MOPT y sus renovadas ocurrencias, el éxito de la Opera Tosca, estos y más temas se quedaron en el camino y finalmente opté por el más difícil y arriesgado: ofrecer una opinión sobre la resolución de la Procuraduría de la Ética relativa a las cartas de recomendación para la empresa Procesos.

Difícil ser objetivo frente a un hecho que involucra a amigos a quienes respeto profesionalmente, a quienes conozco como personas de bien. Difícil también generar algún interés en un tema que ya empieza a cansar y en el que la mayoría de ciudadanos a estas alturas ya fijó posición. Difícil también sortear la tentación de inscribirse en la corriente mayoritaria de linchamiento y sostener, con riesgo incluido de ser uno mismo linchado, que esta es una tormenta en un vaso de agua que ya habría que tomar como infusión digestiva.

Ciertamente la tormenta se origina en la ya legendaria torpeza de este Gobierno para atender las cosas más elementales y, oportunamente, mostrar carácter decidido frente a los ataques que provienen por igual de partidos políticos de oposición, voces anónimas, mensajes de texto minúsculos y una inflada estructura de controles administrativos, leguleyos, mediáticos y moralistas.

No tengo duda de que si esta fuera una democracia parlamentaria Don Leonardo y Don Luis, y hasta la misma Presidenta, ya estarían lamiendo heridas políticas en su casa. Pero ese no es el caso. Nuestra democracia se organiza de modo tal que la estabilidad del Gobierno se impone como valor superior frente incorrecciones que no comprometen la estabilidad del país o no impliquen graves infracciones penales.

¿Relativismo moral? Algo de eso sin duda. Pero, ¿quién puede sostener que el relativismo moral no está presente en toda estructura normativa? Si no fuera así, asaltar un banco o hurtar unas naranjas tendría que ser objeto de una idéntica sanción y no es así, por supuesto!.

El hecho de las cartas de recomendación emanadas desde la jerarquía superior del Poder Ejecutivo debe ser visto desde dos perspectivas.

No obstante estimar que la judicialización de asuntos políticos es una seria debilidad de nuestro sistema político, una vez que está en curso una denuncia con algún fundamente la intervención judicial resulta insoslayable En ese ámbito de análisis jurídico el asunto debe dilucidarse en una instancia judicial y no administrativa como la Procuraduría de la Ética. Basta que la fiscalía valore dentro de un proceso judicial, con amplitud de garantías y recursos probatorios, las eventuales infracciones a la Ley de Enriquecimiento Ilícito. Ese debe ser el punto final del enfoque legal. No se trata, de existir alguno, de un pecado capital o de lesa humanidad y como tal nunca debe tratarse.

El otro es el enfoque político, donde tiene amplio margen la valoración ética. Desde esa perspectiva la cuenta de este desafortunado incidente de las cartas está ampliamente saldada: la credibilidad del Gobierno disminuida hasta casi agotar su capital político. La Presidenta decidió separarse del criterio de la Procuraduría, mantener en sus puestos a sus cercanos colaboradores y con ello apechugar con la responsabilidad del eventual hecho irregular desde el punto de vista político. Ese debería ser el punto final del enfoque político. Si no se viera de ese modo, se admitiría que una instancia administrativa de nivel intermedio como la Procuraduría de la Ética pueda, al mejor estilo latinoamericano, sin armas y sin balas, provocar un golpe de Estado el día que se le ocurra de oficio encartar a un(a) Presidente o responda a una denuncia de un opositor.

No veo razón para continuar haciendo leña de árbol caído y pasar, de ese modo, de una crisis focal a una crisis institucional generalizada y con consecuencias desconocidas. Antes de afirmar esto de forma categórica he respondido a tres inquietudes.

• ¿Queremos pasar los próximos dos años con una Asamblea Legislativa paralizada por unas cuantas cartas de recomendación mal otorgadas?

Yo no, hay cosas mas importantes por las cuales podría protestar y sobre las cuales quisiera que se aprovechara el tiempo para opinar y promover transformaciones importantes.

• ¿No sería mejor optar por ofrecer una oportunidad mas a la estabilidad del Gobierno mientras no se produzca, de verdad, un grave hecho de incorrección legal y ética?

Si a pesar de sus tropiezos se decide otorgar la oportunidad al Gobierno de continuar intentando cumplir con su tarea, igual habrá ocasión en las urnas de pasar esa factura con severidad por todo error cometido en cualquier momento.

• ¿No es cierto que más inestabilidad nos afectaría a todos y que promoverla de todos modos no garantiza un triunfo electoral a nadie?

Si alguien creé que sobre las cenizas de una crisis mayor se construye un proyecto político – electoral exitoso, debe revisar la evidencia reciente de que eso es un triste espejismo.

Costa Rica es un democracia presidencialista aunque el Poder Legislativo tenga potestades de control político mas propios de una democracia parlamentaria. Tampoco hay parlamentarismo profesional que asegure que el control se traduzca en algo mas productivo que el simple cálculo electoral de corto plazo. Urge terminar con la inconsistencia intrínseca de ese perverso sistema y dar valor a la estabilidad que a todos beneficia y que responde a la esencia de nuestro sistema político. El control político igual debería contemplar válvulas de escape para quien ejerce una posición de poder, no tenerlas impide a la Presidenta continuar gobernando, a pesar que a todos interesa que haya dirección, autoridad y gobierno.

Desde la avenida 7*

EVALÚE ESTA COLUMNA
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (12 votos, promedio: 4,75 de 5)
Loading ... Loading ...

* El privilegio de vivir en el corazón de la ciudad capital, a pocos pasos de emblemáticos sitios y edificios, me permite ser testigo de una actividad urbana cada día mas desconocida para mucha gente y que servirá de inspiración para transmitir experiencias y reflexiones desde esta tribuna.

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.