Reloj de Sol y portalón de piedra del CENAC

Bazar digital

Carlos Revilla M.

Carlos Revilla

Recientemente visité el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC), ubicado en las instalaciones de la antigua Fábrica Nacional de Licores (FANAL), al costado este del Parque España, que es un espacio de gran valor arquitectónico y patrimonial construido a mediados del siglo XIX, que se ubica en una importante zona histórica del centro de San José. Este complejo de edificios, luego de una radical restauración a inicios de la década del noventa, se convirtió en 1994 en el Centro Nacional de Cultura (CENAC), perteneciente al Ministerio de Cultura y Juventud.

No es mi intención hablarles del museo, ni tampoco del edificio en si. Más bien quiero hacerlo del portalón y el reloj de sol que están en la entrada sureste del CENAC, que por si solos son un conjunto de arte espectacular, por su belleza y elaborado diseño.

Me gusta poner en contexto los temas, así que no está de más una pequeña introducción del histórico edificio que alguna vez elaboró licores y ahora está dedicado a la cultura.

Con fecha 24 de setiembre de 1850, durante la administración de Juan Rafael Mora Porras, se emitió el decreto Nº 99 el cual ordena la centralización y nacionalización de la destilación de licores en Costa Rica, por lo que en 1853 se decide la construcción de un edificio para estos fines y se escoge para ello el lado este de la ciudad, a unos doscientos metros de la entonces laguna de San José, ahora Parque Morazán. Según la visión de la época, la edificación quedaba “alejada” del perímetro urbano lo cual ofrecía condiciones de seguridad. El terreno donde se construyó perteneció a la célebre Petronila del Castillo, hermana del padre Florencio del Castillo.

La inauguración de las primeras edificaciones se llevó a cabo el 24 de agosto de 1856 en una celebración que contó con la asistencia del presidente de la República Juan Rafael Mora Porras, del Obispo Anselmo Llorente y Lafuente y demás personalidades del gobierno y del público en general.

El área total destinada a la Fábrica de Licores fue de aproximadamente 14.000 metros cuadrados, de los cuales 11.000 estuvieron ocupados por edificaciones y 2.900 por caminos y jardines. Arquitectónicamente los edificios guardaron una fuerte influencia del estilo colonial, en cuanto a la simpleza de líneas de la fachada y la distribución de los espacios internos.

La sección del pabellón oeste, situado frente al Parque España, es quizás la construcción más antigua de la ciudad de San José. Fue realizada entre 1853 y 1856. Las paredes son de bloques de piedra canteada, traído de Pavas y miden cerca de 80 cm de ancho. La estructura de los techos son vigas y travesaños de cedro y pochote originales en su mayoría, con una cubierta de tejas de barro. En 1881 se edificó el pórtico de entrada con piedra labrada.

Al lado sur del edificio estuvo ubicada la primera bodega de ron, la bodega de aguardiente, la de licores corrientes y posteriormente se instaló ahí, la linea de envasado de alcohol. Actualmente aloja a la Compañía Nacional de Danza, al Colegio de Costa Rica y otras oficinas administrativas del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ). En el lado norte estuvieron las oficinas de la administración, la secretaría, la auditoría y la contabilidad de la Fábrica de Licores. En este espacio se ubican hoy día, el Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural con la Biblioteca y Centro Documental. En el costado Norte del CENAC, se encuentra la Dirección de Museos, en un edificio construido en 1886.

El funcionamiento de la fábrica se mantuvo en el mismo sitio hasta el año 1981, en que se trasladó a un espacio más adecuado y seguro en Rincón Salas de Grecia, en la provincia de Alajuela.

La creación del CENAC es obra del gobierno de Rafael Angel Calderón Fournier y, particularmente, de su Ministra de Cultura, Juventud y Deportes, de ese entonces Aida de Fishman, quien logró concretar el proyecto de un espacio dedicado a las artes y dotar al Ministerio de Cultura de un edificio propio y permanente. Se abrió en febrero de 1994 para el disfrute de las diversas manifestaciones del arte tales como: muestras de la plástica nacional e internacional, que se exhiben en el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, teatro y danza en los Teatros Fanal y 1887, acceso al estudio e investigación de temas de Patrimonio Cultural, a través del Centro de Documentación, especializado en la temática.

Además, se realizan ferias de muy variada naturaleza en sus corredores, plazoleta y anfiteatro al aire libre. Los espacios abiertos del CENAC posibilitan la realización de diversos tipos de eventos culturales y artísticos.

Ahora sí, vamos al reloj de sol y portalón de piedra, que como mencioné están en la entrada sureste del edificio, diagonal al Parque Nacional.

A principios de la década de 1940, siendo administrador Mario González Feo, se realizaron varias obras para mejorar y embellecer el sitio. De esta forma se instaló sobre el muro este, diagonal al Parque Nacional, un reloj de sol, construido en piedra mollejón (se puede ver en alta resolución aquí). Los cálculos de corrección, datos de latitud, declinación, longitud, entre otros, de la ciudad de San José, fueron hechos por el Ing. Samuel Sáenz Flores Los signos del zodiaco, esculpidos en el recuadro del reloj de sol, son trabajos de los connotados escultores nacionales Juan Manuel Sánchez y Néstor Zeledón. El costo de esta destacada producción artística fue de 1.050 colones.

El portalón de piedra que flanquea la entrada sureste del CENAC recuerda la famosa puerta de Toledo, España. Fue diseñada por el arquitecto y pintor Teodorico “Quico” Quirós y la construcción la dirigió el Arq. José María Barrantes Monge. La piedra “Pavas” que se usó para construir este portalón, formó parte del antiguo Templo de San Antonio de Belén, demolido en 1940 para levantar uno de líneas más modernas. En el frontón sobresale el Escudo Nacional, tallado en el único bloque de piedra labrada, cuyo peso alcanza una tonelada. En su construcción se invirtió una suma superior a los 15.000 colones. Como dato curioso, en la parte interior contiguo al portalón, hay un muro de piedra que tiene una fuente conocida como la “Fuente del Perro”, que vale la pena observar si visitan el lugar.

Si quieren ver una galería de fotos a través del tiempo, de la antigua Fábrica de Licores, realizada por el SINABI, pueden hacerlo aquí.


 
Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, promedio: 3,25 de 5)
Cargando…

La mayoría de los datos de referencia los obtuve gracias a la ayuda del Cenac.

Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.