Migraciones: Inmigrantes y emigrantes

Parehara

Oscar B. Llanes Torres

Oscar B. Llanes

La historia registra que en todos los tiempos se ha tenido movimientos migratorios por las causas que todos tenemos noción y conocimiento, los desplazamientos forzados y voluntarios de sus lugares de origen a otras geografías con la ilusión y la esperanza de una mejor situación personal, familiar y social, el proceso era natural en las sociedades tribales, desde África hacia el Asia y de esta a otras regiones del vasto mundo, se calcula que se inició a mas de setenta mil años.

Las variables del contexto histórico que nos precedieron nos muestra y estaremos comprendiendo esta situación que justifica las violaciones más elementares a los legítimos derechos de ir y venir, las causales políticas y sociales aceleran el proceso de las MIGRACIONES, impulsando individuos y familias, enormes grupos sociales que dejan una infinidad de elementos de su diario vivir para emprender la búsqueda de un horizonte más seguro, más cálido, más humano, sin olvidar las fracturas espirituales de las personas y familias, dejando atrás historias comunes, sabores y aromas, proyectos y destinos, fracasos y éxitos, barreras naturales y ficticias, animadversión a grupos y sociedades consideradas por las legislaciones internas “de riesgo” y la voluntad política de impedir sistemáticamente los desplazamientos por considerar un fenómeno de contaminación e intoxicación social, ocasionando supuestamente un derrame de maldades que no justifican atroces y perversos comportamientos de los Estados que poseen una política migratoria deleznable, sórdidas y que envenenan la psicología social para discriminar etnias, religiones, creencias, cuando la historia nos informa y hace referencia a los grandes movimientos culturales, económicos, geográficos y políticos que dieron origen a desplazamientos en masa de una población en forma espontanea y de forma forzada.

La prehistoria ya informa de cómo se iniciaron la expansión de la humanidad en todos los cuadrantes del mundo haciendo habitables las zonas más diversas, cubriendo valles y montañas, ríos y mares, aproximando las diferencias y uniendo voluntades contrarias, cimentando culturas y la creación de dioses en todos los rincones para mantener la naciente sociedad en un grupo humano sólido y laborioso con temor al más allá e formando normas propias para la paz social.

En la antigüedad se fomentaba la emigración como método para establecer las colonias necesarias para acelerar el comercio y expandir los dominios de las metrópolis, Grecia, Cartago, Roma, para consolidar la subsistencia de las mismas. En la propia edad media testimonió los tres procesos migratorios masivos, las invasiones bárbaras, la expansión del islam y la formación del imperio bizantino, que posteriormente en la edad moderna fuera sustituido por el imperio turco u otomano. Después del descubrimiento de América millones de seres humanos emigraron a los nuevos territorios, el mejor ejemplo es los Estados Unidos de América del Norte, con una población fruto de sucesivas inmigraciones, creando una sociedad prospera, pujante, diversa, multicultural, mestiza en su mosaico de etnias, creencias e idiomas, en pleno siglo XIX se inicia una época de extraordinario crecimiento del colonialismo con el fin de obtener por Europa de las materias primas tan necesarias para la industrialización y en el siglo XX continua el proceso, con el advenimiento y desarrollo de los medios de comunicación y transporte en todas sus modalidades, hicieron posible las masivas migraciones de personas en escala global nunca antes contemplados, las migraciones de los tipos socio económicos, estimulados por las desigualdades crecientes entre los Estados desarrollados, subdesarrollados estimulados por pésimos gobiernos corruptos, malos y violentos.

En este tiempo de globalización los desplazamientos tienen dos vertientes, la de naturaleza política/ideológica y la otra motivada por las carencias y la sobrevivencia, aumentando a cada día los denominados indocumentados, que no son delincuentes y sí, apenas, personas con voluntad de superar su estado de miserabilidad y múltiples deficiencias. Creo que los Estados deben organizar una política migratoria de alcance humano y social en el orden interno y externo.

LAMBARÉ, PARAGUAY

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…

Diplomático (J) y Profesor Universitario Paraguayo.

Parehara es una palabra en Guaraní, lengua oficial en Paraguay junto al español, que significa mensajero

Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.