Mathilda she took me money and went to Venezuela

De José Calvo

José Calvo

José Calvo

Ahora la gente se sale de Venezuela ante el castigo del imperio por el igualitarismo de Chávez: casi se puede decir el igualamiento. El señor Ricardo Hausmann nos da las estadísticas en “El colapso de Venezuela” en La Nación del primero de agosto, con un descaro sin parangón.

Se pretende justificar el golpe a Maduro para defender la democracia en un mundo que está por la democracia, y en personas que han ganado premios en su defensa: ¡botar a un gobierno legítimamente elegido! Pero no hay excepción en el bando de los supuestos demócratas.

Dice Hausmann, entre otras cosas, que el PIB bajó 40%; que la exportación de petróleo fue un 40% menos. El PIB per capita bajó el 40%, que el per capita personal cayó un 40%, que se recortaron las importaciones. Que el consumo de calorías bajó el 75%: de 52,000 a 7.000. Que la pobreza aumentó a más del 48%. Que los venezolanos han perdido 8,6 kilos de peso en promedio. Y que Maduro ha rechazado la ayuda: también ha rechazado la intervención.

Pero ¿qué conclusión saca el señor Hausmann de todo esto? Que es culpa del chavismo. Quizá por haberse revelado contra el colonialismo: porque estas estadísticas lo que dicen es que el país esta siendo castigado severamente, ya que el precio del petróleo bajó catastróficamente, (apuesto a que todos los miembros de la OPEC han sido castigados, por hacer lo que hace el imperio) y a que el país no produce sus alimentos: Nosotros producimos menos de la mitad de los nuestros.

Yo no se qué porcentaje de venezolanos son rabiblancos, ni se cuántos de los rabinegros se están manifestando contra Maduro, pero me temo mucho que todo eso va terminar en una guerra civil, pues muchos han de tener conciencia que fue bajo el socialismo de Cháves que por primera vez se respetaron algunos de sus derechos, en la medida de lo posible, y que fue eso precisamente lo que produjo la reacción imperial contra Chávez.

La ofensiva contra Venezuela proviene del imperio, y es respaldada por los malinches nuestros: La Nación censura al Frente Amplio por no atacar a Venezuela. Pero en parecida situación de castigo están Argentina, Bolivia, Ecuador, y Brasil. En Brasil, donde todo está corrompido, el castigo ha tomado la forma de una ofensiva judicial, y acaban de condenar a Lula a 9 años de prisión, esperando inhabilitarlo para las elecciones.

Pero es inevitable que el pueblo reaccionará al fin, aunque rueden muchas cabezas, porque la liberación nunca ha sido gratis.

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Cargando…
Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.