Los asesinatos inspirados por Trump y la contra-movilización en Portland

Barry Sheppard

Los asesinatos inspirados por Trump y la contra-movilización en Portland

El primer día del ramadán (el 27 de mayo de 2017), dos asesinatos y una tentativa de asesinato han sido cometidos en Portland (en un tranvía) por un blanco islamofobo, supremacista blanco, de ideología fascista. El más reciente de una serie de crímenes de odio inspirados por la retórica de la campaña de Donald Trump así como de acciones racistas desde que éste ha emprendido su mandato.

Heidi Beirich, directora del Intelligence Proyect del centro de la Southern Poverty Law (SPLC), que registra los crímenes de odio, ha declarado en la página de Democracy Now: “Las declaraciones del presidente Trump durante la campaña electoral contra los inmigrantes, los musulmanes y otras personas, han desencadenado una ola de crímenes de odio y de incidentes discriminatorios, sobre todo justo después de su elección. El SPLC ha recogido datos de alrededor de 900 durante los 10 primeros días tras la elección”.

Desde entonces, el ritmo de los crímenes se ha acelerado

Los asesinatos de Portland comenzaron cuando Jeremy Christian, partidario de la Alt-Right (extrema derecha) y conocido por su violencia racista y armado de un cuchillo, acorraló a dos adolescentes negras en un tren de barriada. Una de las jóvenes era musulmana y vestía un hijab, su amiga era no musulmana.

Christian profirió insultos racistas e islamófobos contra las dos jóvenes, gritaba que debían bajarse del tren y abandonar el país. Tres hombres blancos intervinieron e intentaron detener a Christian, que entonces apuñaló a muerte a dos de ellos e hirió gravemente al tercero.

Estos héroes eran Ricky John Best, un veterano del ejército, de 53 años, que trabajaba para la ciudad de Portland, Taliesin Myrddin Namkai-Meche, un joven de 23 años recientemente licenciado en el Reed College en Portland y Micah David-Cole Fletcher, un poeta de 21 años y estudiante en la universidad del Estado de Portland. Los tres fueron apuñalados en el cuello. Best y Namkai-Meche resultaron muertos y Fletcher ha sobrevivido pero fue gravemente herido y llevado al hospital.

En una conmovedora entrevista en la CNN, Destinée Mangum, una de las dos jóvenes agredidas por Christian ha contado, entre lágrimas: “Nos ha dicho que volviéramos a Arabia Saudita, que no teníamos derecho a estar aquí y que debíamos abandonar el país. En el fondo nos decía que no éramos nada y que solo nos quedaba suicidarnos… [despues de que los tres hombres blancos hubieran intervenido] mi amiga y yo íbamos a bajar del tren. Nos hemos vuelto cuando peleaban y les comenzó a apuñalar. Había sangre por todas partes y, temiendo por nuestras vidas hemos huido corriendo… Quería sencillamente dar las gracias a la gente que ha arriesgado su vida por nosotras, cuando ni siquiera nos conocían.Y han perdido su vida a causa de mi amiga y de mí, y de nuestro aspecto. Quiero decirles gracias a ellos y a sus familias y decirles cuanto les aprecio, pues sin ellos no estaríamos ya con vida”

La amiga musulmana de Mangum conserva por el momento su anonimato, por buenas razones

A la hora de declarar, Christian ha gritado: “Libertad de expresión o muerte, Portland. No tenéis ningún lugar seguro. Aquí estamos en América. Si no queréis libertad de expresión, largaos”. Y un poco más tarde ha añadido: “Muerte a los enemigos de América. Muerte a los antifascistas. Llamáis a esto terrorismo pero yo lo llamo patriotismo. Moríos”.

Han sido precisos muchos días de indignación antes de que la Casa Banca emitiera una declaración puramente formal que ni siquiera mencionaba la islamofobia o el Alt-Right, una mezcolanza variada de organizaciones con una ideología fascista y que son uno de los grupos periféricos que apoyan a Trump.

Todo esto ocurría mientras el principal edil republicano de Portland, James Buchal, explicaba al diario Guardian que los republicanos podían asegurar su propia seguridad recurriendo a grupos armados de la milicia Alt-Right como los Oath Keepers y los Three Percenters más que depender de la policía municipal o del Estado.

Según el SPLC, los Oath Keepers son una organización de extrema derecha que cuenta con 10 000 exoficiales de policía y veteranos del ejército. Los Three Percenters habían sido organizados para combatir al gobierno federal tras la elección del presidente (negro) Obama.

Buchal ha editado recientemente un video contra “Nuestros enemigos que quieren abrir las fronteras porque saben que si dejan las fronteras abiertas eso atraerá a todo tipo de gente del tercer mundo que no tiene ninguna concepción de la libertad… lo que cambiará este país para siempre, y destruirá todo lo que hay de especial en América”.

Luego ha elogiado a Trump como muralla contra esos “enemigos”. En socialistworker.org, algunos testigos oculares en Portland han explicado que “hay otra parte de la historia, que va más allá de los terribles ataques con cuchillo: centenas de miles de personas que viven también en esa ciudad, que la comparten con Ricky Best y Talisin Namki-Mechein, han quedado horrorizadas por su asesinato y muchas de ellas quieren hacer algo para oponerse a ese odio. El día posterior a los asesinatos, un millar de personas participaron en un velatorio, organizado a toda prisa, en honor de los héroes que han intentado detener al racista. Gentes de todas las edades y razas, incluyendo muchas mujeres con hijab, han puesto velas y dejado flores en un altar construido apresuradamente, en una estación, cerca del lugar en el que habían ocurrido los ataques”. Quienes se implican a favor de la justicia social en Portland no olvidarán este horror.

A pesar de la matanza, las organizaciones de Alt-Right preparan una movilización por la “libertad de expresión”. Sin embargo una coalición de organizaciones de izquierda, que se está extendiendo, se prepara para una contramanifestación con la consigna de “Portland está unida contra el odio”. Los manifestantes pretenden mostrar con el número de participantes que “los y las habitantes de Portland se opondrán a la violencia y al racismo”.

Es en efecto la mejor forma de combatir a la extrema derecha. Algunos sostienen la propuesta del alcalde de Portland de prohibir la manifestación de Alt-Right, pero esta no es la mejor decisión por una serie de razones.

En primer lugar, no podemos confiar en este Estado para combatir a la derecha. Para este Estado, sus ramas armadas que son terrenos propicios para grupos tales como los Oath Keepers, constituyen un elemento clave. Además, el propio sistema capitalista se aprovecha de la islamofobia y la apoya, incluso desde el poder ejecutivo situado en Washington que la utiliza para “justificar” sus interminables guerras en Medio Oriente y en África del Norte.

Black Lives Matter ha puesto en evidencia el hecho de que el racismo institucionalizado está muy vivo en los Estados Unidos, y que está promovido y protegido por el Estado capitalista. Son el capitalismo y su Estado quienes crean y alimentan a la extrema derecha. En una crisis importante, los capitalistas apoyarían incluso al fascismo, como lo hicieron en Italia, Alemania, España y Portugal.

Además, la izquierda no debería apoyar ninguna prohibición del Estado capitalista contra la libertad de expresión. La historia mundial y la de los Estados Unidos han demostrado ampliamente que tales prohibiciones, incluso cuando estaban en su origen concebidas contra la derecha, son siempre utilizadas cien veces más contra los trabajadores, las trabajadoras y los y las oprimidas. En este caso, esto hace el juego al Alt-Right, cuya manifestación del 4 de junio es convocada para defender “su libre expresión” a fin de desviar la atención de su discurso odioso.

La mejor forma de oponerse a los mensajes odiosos de Alt-Right y de su violencia tal como ha estallado en Portland, consiste no en confiar en quienes nos explotan y oprimen y su Estado, sino en una movilización de masas por abajo, por parte de los y las explotadas, de los y las oprimidas y sus aliados y aliadas.

http://alencontre.org/ameriques/americnord/usa/etats-unis-des-assassinats-inspires-par-trump-et-la-contre-mobilisation-a-portland.html

Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.