La crisis económica

Alejandro González

Alejandro González Jiménez
agonzalezj41@hotmail.com

En 2007 el capitalismo entró en una crisis producto, entre otros factores, de la trances inmobiliario en Estados Unidos que afectó en forma dramática a los bancos y las empresas aseguradoras, entre otras; esa crisis repercute en la Unión Europea, a tal grado que, el mismo euro, moneda única en esa región, a veces parece pender de un hilo a punto de reventarse, al igual que la propia Unión. Cinco años después de aquel estallido aún el mismo EE. UU. no se recupera; tal parece que el fenómeno, a fin de cuentas, era un espejismo más que una realidad política consolidada.

Hay en todo esto una voracidad y consumismo desenfrenado producto del capitalismo, con tendencias al salvajismo; un peligro, como lo denunciaba en su oportunidad el Papa Juan Pablo II, un modelo de vida que se enmarca en las corrientes neoliberales cuya base se encuentra en los planteamientos de Milton Friedman, entre otros, y que algunos sectores defendían a ultranza a inicios de los años ochenta del siglo pasado; ejemplo de ello es la ANFE. Entonces, ¿qué fue lo que entró en crisis?, muy probablemente un capitalismo desenfrenado que generó más pobreza en el mundo, un sistema que aquí mismo en Costa Rica mantiene por años los índices de pobreza alrededor del 20%, con pequeños altibajos pero sin posibilidades de superación. Un modelo de desarrollo que buscaba entregar las regulaciones al mercado sin la interferencia del Estado, un mercado que para algunos parecía actuar con vida propia, lo que evidentemente era falso, puesto que ese mercado requiere del concurso del Estado, el cual tiene la obligación ineludible de garantizar un equilibrio en la distribución de la riqueza, extender la mano a los sectores menos favorecidos para que estos también disfruten del desarrollo. Por ello es de extrañar que, aún en estos tiempos, existan algunos que insinúen la necesidad de mermar las funciones del Estado, cuando se ha demostrado que éste debe ser fuerte y vigoroso, precisamente para garantizar el mayor bienestar para el mayor número, como decía don Pepe Figueres. Un Estado pequeño tendría un rol pasivo, por lo que esas corrientes neoliberales, que en estos tiempos pregonan recortes del gasto público, deben tener cuidado sobre cuál es el mundo en el que pretenden vivir, ya que una cosa es que al gasto público se le brinde un eficiente uso y rendimiento, controlándolo adecuadamente para evitar despilfarros y corrupción, lo que no en pocas ocasiones ha sido objeto de denuncia, y otra muy diferente es hacer recortes, como los ocurridos en el pasado, con los cuales fue peor la medicina que la enfermedad.

Esa crisis, que desde 2007 vive este mundo, no termina; tal parece que se mantendrá algunos años más. España, por ejemplo, vive momentos dramáticos con medidas que, se supone, vendrán a resolver sus problemas económicos; sin embargo, llama la atención las medidas que su gobierno ha tomado, como lo es el incremento del impuesto del valor agregado (IVA). Véase que en la fallida Ley de Justicia Tributaria costarricense se incrementaba el impuesto de ventas en el IVA de un 13% a 14%; en España a partir de estos días pasa de 18% a 21%; un 7% más que el propuesto para Costa Rica. Pero España va más allá con la eliminación del aguinaldo en el sector público, medidas todas que están generando manifestaciones en todo su territorio, a tal extremo que algunos de esos manifestantes piden la renuncia del gobierno de Mariano Rajoy porque se sienten traicionados; al menos así lo señalan algunas crónicas. Para el gobierno estos pocos meses han sido de un desgaste importante que lo pueden dejar en una condición de deslegitimidad, como ocurrió en meses recientes con Grecia, otro país que sufre momentos de mucho dramatismo.

La crisis debe permitir aprender para no cometer los mismos errores, pero el mayor de esos errores es permitir que persistan amplios sectores de la humanidad que viven tan sólo con un dólar diario, que perduren altos niveles de pobreza; error es permitir que países como Haití, Honduras o Nicaragua sigan teniendo altos índices de pobreza, similar a lo que ocurre con países como Somalia o Sudán. Los países desarrollados, con su famoso G 8, que se reúnen para engrosar sus arcas, -es lo que se percibe- deben hacer esfuerzos para contribuir en forma dramática en la solución de esas desigualdades; dicho de otra manera, hay que globalizar la construcción de un mundo más justo, más equitativo e inclusivo, más igualitario y solidario; incluso, en la medida en que los amplios sectores pobres de hoy puedan mejorar sus condiciones de acceso al desarrollo, a los mismos productos que ofrece el mercado capitalista, éste se beneficiaría, precisamente porque habría más compradores.

A veces pareciera que los gobiernos actúan al revés; ¿el gobierno español al no pagar el aguinaldo o salario de navidad no está desestimulando el consumo, viendo mermado sus ingresos? En Costa Rica, una parte del aguinaldo muchos costarricenses lo utilizan para cancelar el marchamo del vehículo, pagar impuestos de renta, cancelar deudas con la municipalidad, entre otros desembolsos, por lo que si algún gobierno cometiera la torpeza de eliminarlo, vería disminuido sus ingresos incrementando los índices de morosidad a niveles alarmantes; ahora bien, es posible que el común del ciudadano español haga lo propio y el sobrante de ese recurso lo destine a las compras de navidad, época que, como aquí, genera mayor demanda de mano de obra, como lo son los dependientes de tiendas, lo que, no obstante, ser un empleo de temporada, es una oportunidad para que un grupo de personas, especialmente jóvenes, ganen un poco de dinero para financiar estudios y otros gastos y, de paso, acumular experiencia laboral. Todo ello lo está limitando el gobierno español, que contribuye con sus medidas a que, eventualmente, un sector de los cinco millones de desempleados de su país no tenga posibilidad de ganar por lo menos en esa época un poquito de dinero. En fin, de todo hay en la vida del señor. Por supuesto esto no quiere en absoluto decir que no deba ahorrarse.

El Lechero

EVALÚA ESTA COLUMNA
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún sin evaluar)
Loading ... Loading ...

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.