Guías Sexuales

Mauricio Castro

Mauricio Castro Salazar
Mauricio.castro@costarricense.cr

Dice don Leonardo Garnier que más del 90% de la población está de acuerdo con tener guías sexuales para los estudiantes, y yo confieso que no las he leído y que no las leeré y que estoy 100 x 100 de acuerdo con lo que pongan en ellas, no como un voto de confianza al Ministerio de Educación sino como una salida a la locura que este país ha vivido y que vivimos.

Cualquier cosa que se haga es más y mejor que la educación sexual que yo recibí:

-Estuve en una escuela mixta de verdad, niños y niñas en la misma clase, y luego en otra mixta pero separada… niñas por un lado y niños por otro, en aulas separadas, mismo horarios pero separados. Tuve dos horas de educación sexual en sexto grado de la escuela, gracias a la participación de un papá –maestro– que se apiadó de nosotros. Si mal no recuerdo el uso de espejos en los zapatos para verle los calzones a las maestras y a las niñas llegó a un límite inmanejable… La clase sin embargo trató sobre ciclo menstrual y embarazos.

-Estuve en un colegio de hombres, católico. Creo que en tercer año en Biología vimos temas de sexualidad: comparación de embarazos de diferentes especies. Y en clases de Religión la explicación clara y concisa que el sexo era para procreación…el placer era pecado (la iglesia recién cambió su posición…)

Imagínese muchachos entre 12 y 17 años buscando explicaciones en “revistas” y en conversaciones con “expertos”, que por supuesto eran de la misma edad… Todo se resumía en “tocála”, “cogétela”, “jumála” y los lunes aparecían donjuanes contando sus aventuras de fin de semana… o “usa zepol…”, “con cofal…” y venían compañeros que no soportaban que el pantalón los tocara porque se morían del ardor…

-La escuela de la vida: un día escuché una conversación entre choferes del MOPT, tendría 12 años, uno le dijo al otro: “maje que motete, ¿estás con la regla?” Y sufrí en solitario sin saber si me vendría la regla…

Otro día un amigo del barrio nos dijo: “majes, anoche me mojé en las piyamas…” y todos preguntamos: “¿y qué hiciste? ¿te dolió? ¿cómo te limpiaste? Y la respuesta fue: “me gustó, me limpié con la piyama” y uno le dijo: “maje ¿y si tu mamá ve la piyama?” y muy orondo contestó: “no pasa nada…la boté…”

-Una conversación de hombre a hombre con mi papá: “no le hagas a ninguna mujer lo que no te gustaría que le hicieran a tu mamá o a tus hermanas”.

-Y luego la universidad de la vida… (queda para otro momento..).

Siempre pensé que mis hijos se merecían una mejor educación sexual que la que yo tuve, que fuera más allá de embarazos y reglas… leí artículos y libros sobre cómo explicarle a mis hijos sexualidad, leí desde libros religiosos hasta libros científicos de avanzada. Conversé con curas, psicólogos y con educadores sexuales. Hice lo que pude. Estoy seguro que me quedé corto y que quizás mis explicaciones eran demasiado crudas y sin adornos, les hablé “al pan… pan y al vino…vino”. Muchas veces recibí un “ya sé”, “ya me hablaste”, “si lo tengo claro…” o un simple “yaaa”.

He oído algunos comentarios y leído algunos artículos sobre las guías sexuales. Hay de todo como en botica… Unos dicen que las guías sexuales son como revistas porno, otros que la educación debe ser una responsabilidad de la casa, y unos cuantos que se deben incluir en las clases de religión…

Sobre lo de revista porno estoy seguro que las guías no muestran más allá de lo que sale en la tele o en los anuncios que ponen en los periódicos o en las vallas de carretera. Estoy de acuerdo que la educación sexual debe darse en el hogar, pero la realidad es que no se ha dado ni creo que se dará y ¿quién la dará? ¿Papás y mamás que no saben nada o que recibieron la misma educación que yo recibí? Al mismo tiempo que se educa a los papás y mamás hay que ir educando a los hijos y a las hijas, a lo mejor la próxima generación ya podrá ser educada en la casa. Y sobre incluir la educación sexual en las clases de religión es como pedirle al panadero del barrio que solo sabe hacer “pan bollito” que haga un “tres leches”…

No hay que aflojar en el tema de las guías, ya es hora que se conduzcan adecuadamente las conversaciones de los recreos, los toqueteos en los bailes y los post bailes…, los comentarios sobre las películas que pasan después de la medianoche por la tele, la ignorancia sobre enfermedades, “la enseñanza” por amigos de la misma edad adolescente, los embarazos precoces, la irresponsabilidad… ya es hora que los costarricenses y las costarricenses aprendamos de sexualidad de verdad, y entre más pequeños y más pequeñas mejor.

Desde la Mina

EVALÚE ESTA COLUMNA
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, promedio: 4,67 de 5)
Loading ... Loading ...

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.