Estudio científico ofrece esperanza a anfibios ante letal hongo

Anfibios

Ciudad de Panamá, 15 ago (dpa) – Un proyecto dirigido a cruzar ranas supervivientes con las que permanecen en cautiverio en ambientes asépticos ofrecen una esperanza a anfibios atacados por el mortal hongo quítrido Batrachochytrium dendrobatidis, o Bd, alrededor del mundo.

Así lo señaló hoy el panameño Roberto Ibáñez, director del Proyecto de Rescate y Conservación de Anfibios de Panamá, por parte del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés), quien trabaja en una estrategia global.

Ibáñez dijo que contenedores refrigerados son en una alternativa para salvar a anfibios en peligro en el continente americano, a causa del Bd, que pasó de Costa Rica a Panamá y avanza en forma de ola hacia la provincia de Darién, limítrofe con Colombia, a razón de unos 30 kilómetros por año.

Sin embargo, la supervivencia de ranas en cautiverio aún no es alta y supone un gran esfuerzo logístico para la reducción del estrés y la simulación de condiciones que ayuden a su reproducción.

El hongo, nativo de Sudáfrica, es primordialmente acuático y se diseminó a zonas tropicales de Centroamérica y Sudamérica. El agente patógeno mata a la mayoría de las especies de ranas, sapos y salamandras, pero se desconoce cómo migra y cuánto tiempo permanece en un ecosistema.

Ibáñez añadió que los investigadores prevén recorrer sitios donde el hongo ingresó, con el propósito de verificar si hay individuos (ranas) supervivientes, para cruzarlos con especímenes en cautiverio en procura de descendientes resistentes a la infección.

En laboratorios en Estados Unidos han sido hallados varios genes asociados a la resistencia al hongo. “Esta es una de las opciones en la que se está pensando”, acotó Ibáñez al referirse a los esfuerzos para conocer la respuesta inmune de algunos batracios.

Los proyectos del STRI abarcan estudios sobre la diversidad y la biogeografía de los anfibios y reptiles, investigaciones sobre la prevalencia, dispersión y distribución del hongo quítrido, y el rescate y conservación de especies.

Grupos científicos admiten que más del 40 por ciento de las poblaciones conocidas de anfibios en el mundo está en declive a causa del mortal hongo, que prolifera de los 21 a los 23 grados centígrados y se adhiere a la piel de las ranas hasta matarlas.

Desde 1980, unas 122 especies de anfibios en el orbe se han extinguido, mientras que únicamente cinco especies de aves y ninguna especie de mamíferos desaparecieron, lo que revela un hecho extremo.

Algunos biólogos han sugerido que debido a la presión del hongo en un “hot spot” (punto caliente) de biodiversidad, las ranas “están siendo vastamente homogeneizadas”. Ello significa que hay comunidades empobrecidas de especies de anfibios que cada vez se parecen más las unas a las otras.

Al respecto, Ibáñez resaltó que Panamá es uno de los pocos países donde es posible identificar la presencia del hongo quítrido y las áreas que están libres, lo que da la oportunidad de monitorear y salvar a especies en peligro crítico y crear una ventana biológica.

En la iniciativa científica participan el zoo de Houston Zoo, de Nueva Inglaterra, de Cheyenne Mountain y Smithsonian National, así comoo las organizaciones Defenders of Wildlife, African Safari y el STRI de Panamá.

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.