Encuestas, vídeos y otras especies

Luis Diego Vargas Chinchilla

Luis Diego Vargas

Imposible leer la encuesta de UNIMER hecha pública esta semana y no recordar las encuestas de opinión que en condiciones muy similares enfrentó la Administración Figueres Olsen en los inicios de su tercer año de gobierno. Dos primeros años de gobierno mal ponderados en aquella oportunidad dieron paso a otros tiempos mucho mas potables y a un “sprint” final que permitió revertir lo que parecía desastroso; para terminar siendo bastante aceptable.

Pero las circunstancias hoy que no son las de entonces y esto hace pensar que para revertir los números rojos de la actual, el esfuerzo para rescatar la imagen de la Administración Chinchilla tendrá que ser titánico y dramático. Cinco diferencias de bulto:

• El expresidente Figueres nunca perdió el control de su fracción legislativa, que además era mas numerosa; con Cachimbal y un par mas se hacía mayoría. Tampoco enfrentaba, como ahora, una lucha electoral prematura a lo interno del partido oficialista y, menos aun, debió sortear la lealtad reverencial de los diputados oficialistas a alguno de los aspirantes a la candidatura presidencial.

• Los traspiés que entonces pesaban negativamente en las encuestas podían atribuirse a decisiones complicadas y polémicas, como la intervención al régimen de pensiones del magisterio, el cese de operaciones de los ferrocarriles, la ruptura del monopolio de cuentas corrientes y el cierre del Banco Anglo. El descrédito no podía atribuirse, como ahora, a la inacción y falta de claridad en temas relacionados con libertade s civiles, capaces de movilizar a grupos de presión muy visibles y activos.

• Entonces existía una oposición articulada con la cual negociar dentro y fuera de la Asamblea Legislativa. Ahora ni siquiera hay fracciones minoritarias, solo son visibles las ambiciones unipersonales de unos cuantos que apenas son capaces de articular un argumento convincente.

• No existía hace dieciseis años el poder desbordado de las redes sociales, que no termina de sorprender e intimidar en la actualidad y frente a las cuales el Gobierno muestra absoluta indefensión e incapacidad de reacción. Puede ser tan virulento e irreflexivo el fenómeno de la comunicación “express” que el Gobierno no tiene posibilidad de ser interlocutor eficaz en un juego donde la razón, el argumento y el estudio salen sobrando. ¿Como se responde un fotomontaje tan elocuente y breve como irrespetuoso? Qué contesten los comunicadores, yo no tengo idea!

• En el cuatrienio 94-98 las líneas de mando a lo interno del Gobierno eran claras y razonablemente verticales. Un ministro nunca se hubiera dado el lujo entonces, como ahora se lo dan, de hacer un pase de torero y dejar al Presidente sin capote frente a un hecho de importancia limitada y lavarse las manos para trasladar toda la responsabilidad a la jefe. Les corresponde a los ministros “colaboradores” y no “embarcadores” asumir un costo político que solo es grande si se traslada al líder del Ejecutivo y que es mínimo si se mantiene en el ámbito intermedio, con la oportuna dirección del jefe de gabinete, llámese Ministro de la Presidencia o como sea.

A partir de estas cinco distinciones se puede ofrecer alguna respetuosa sugerencia de lo que puede hacer la administración en curso para mejorar su desempeño y la percepción del público.

• Aunque duela, y para ser franco no sé si a estas alturas es posible , el Ejecutivo debe reconocer la circunstancia de que el arismo controla la fracción oficialista y que es necesario negociar con ellos de forma visible y transparente la agenda legislativa, de manera que también sea posible responsabilizar a ese grupo de poder por las cosas que no salgan bien en la Asamblea Legislativa. Si ese grupo quiere reformas en el sector de electricidad, por ejemplo, el Gobierno debe optar por el proyecto que mas potable le resulte y hacer yunta para sacarlo adelante. O bien comunicar que no va con ese tema, nunca dar mensajes contradictorios sobre el tema como hasta la fecha.

• La Presidenta debe tomar decisiones que van desde unas cuantas cortadas de rabo hasta definir posición respecto a algunos temas; no hay mas espacio para evadirlas en temas polémicos. Si se continua la estrategia de la indefinición las facturas provendrán de todos los sectores por igual.

• Se me agota el entendimiento cuando trato de imaginar cómo se puede manejar la situación de dispersión de poder en la oposición.

• Se debe perder temor a los voces estridentes de redes sociales, blogs y foristas que asumen apariencia de mayoría cuando no lo son necesariamente y mas bien poner atención a hechos menos visibles y elocuentes que la vulgaridad y tribialización del debate- circo que aquellos promueven. Cuando el Gobierno ha actuado en línea con el progreso de las ideas, cuando ha decidido con firmeza por encima de opiniones disidentes, la población lo ha apoyado sin tacañería. El ejemplo mas evidente es el apoyo abrumador de la opinión pública a las guías sexuales promovidas por el MEP.

• Finalmente, en el gobierno deben deslindarse competencias para el adecuado manejo de su propia disciplina interna de Gobierno. Es llamativo ver como, a diferencia de lo sucedido hace tres lustros, los errores que restan credibilidad a la Administración Chinchilla son minucias mal manejadas, no grandes decisiones como antes. Cesar una funcionaria de nivel intermedio ha terminado siendo tan desgastante como el cierre del Banco Anglo simplemente por un manejo político de principiantes. Ante el evidente estrechamiento de espacio para la funcionaria cuestionada, no solo por la difusión del video, sino por otros hechos accesorios, la ruta critica lógica en el asunto habría sido que el ministro de la Presidencia instruyera al ministro de Cultura resolver a lo interno de su cartera el asunto, investigara las circunstancias a profundidad y ofreciera una salida negociada a la funcionaria. Todo orientado a evitar hacer mas grande el asunto al involucrar innecesariamente a la Presidenta; menos tratándose de un asunto de tinte moralista en los que nunca debe intervenir un líder. Estoy seguro que el resultado hubiera sido el mismo y la irremediable salida de Karina Bolaños no habría pasado de ser un escandalito de páginas rosas de noticieros.

Comprometer toda la savia a un proyecto, como la comprometió Figueres a la instalación de INTEL, no es mala idea, y en este caso se me OCURREN (así con mayúscula) un par de ideas. La ejecución en plazo récord del proyecto de ampliación de la Autopista General Cañas o la ejecución en serio de un Plan de Seguridad Ciudadana que no sea un librito o presentación de PowerPoint.

Desde la avenida 7*

EVALÚE ESTA COLUMNA
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 4,14 de 5)
Loading ... Loading ...

* El privilegio de vivir en el corazón de la ciudad capital, a pocos pasos de emblemáticos sitios y edificios, me permite ser testigo de una actividad urbana cada día mas desconocida para mucha gente y que servirá de inspiración para transmitir experiencias y reflexiones desde esta tribuna.

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.