El misterio de doña Valentina

Parehara

Oscar B. LLanes Torres

Oscar B. Llanes

Era el año 1954 en la ciudad de ITÁ, día normal, gente yendo y viniendo del mercado, la Sastrería EL ARTE, ya en plena actividad, se lo ve a don Martin LLanes ,su propietario, atendiendo clientes, mi mamá Doña Amada de LLanes con su grupo de damas trabajadoras produciendo camisas para pronta entrega, el transporte cruzando las calles alrededor del mercado, el único por cierto, el ómnibus rojo de don Herminio Santos, con su arrojado conductor don Filizola y su cobrador que llamaba guarda, don Calaíto, lánguidos bueyes cargando las carretas y los productos agrícolas, vendedoras de yuyos y verduras, sentado en su viejo sillón frente a la residencia, el Padre Gamarra, a sus pies el sobrino sentado en el corredor el amigo Pastor, seguramente escuchando historias de la segunda guerra mundial que el sacerdote fuera protagonista, más atrás esta la hermana de Pastor la niña Yolanda preparada ya para ir a la Escuela COSTA RICA, en Itá todo en armonía, siguiendo su curso normal de antaño, con el silencio quebrantado por Altavoces “La Golondrina” de Papi Paredes”, anunciando las noticias más importantes del país y del mundo, matizadas por excelentes músicas nativas del repertorio nacional.

Durante el día todo en su debido lugar, a la tardecita un raro movimiento entre los vecinos, los trabajadores, los comerciantes y otros curiosos que llegaban a la casa, la pregunta era, Don Martin, es verdad que tendremos un golpe de Estado, que destituirán a Don Federico Chávez, Presidente de la República en la fecha, pregunten al líder político local Don Pastor Filártiga, sin embargo, dicen que se encuentra en Asunción, la capital, acompañando los acontecimientos, pues, es amigo y compadre de los lideres a deponer y el protagonista militar General Alfredo Stroessner, el Comandante de Paraguarí, el hijo de Don Pastor el elegante y pulcro Arturo, afirma con seguridad de quien sabe que “el golpe es esta noche o madrugada”, estén atentos, el primo Severiano LLanes transmite con urgencia esta noticia, y se convoca una reunión urgente a la noche en la residencia de mi padre Don Martin LLanes, a la hora marcada van llegando los señores y algunas damas, se nota ya la presencia de don Herminio Santos, don Antonio J. Delvalle, don Rafael Morinigo (el de la zapatería IDEAL), don Félix Gómez y doña Alberta, entre otros presentes vemos a Celsa Torres Vasso, Rosa Ruiz Días, mi madre doña Nena en intenso trajín para atender los visitantes, acompañada de Doña Antonia en el servicio, bandejas y la cocina en plena acción y movimiento, bajo la queja de don Pascual que nada entendía del acontecimiento, los ayudantes Oscar Cáceres y Vicente Martínez que entraban y salían de la casa no se porque ni para que, todos muy tensos y agitados.

Llega la noche, oscura y preocupante, ruidos de grillos y perros ladrando, una pálida luna, aparecía y desaparecía, en el mercado municipal se tenía un amplio corredor alrededor del inmueble, con sus columnas que sostenía un amplio y seguro techo, allí se encontraba Doña Valentina, una señora muy delgadita de cabellos blancos, con sus ropas sobrepuestas, varios colchones, ropas viejas, almohadas en gran número, ponchos y otros objetos, sus materiales y sus quince perros en su entorno, que como amigos, la acompañaban y vigilaban. Nada se sabe de doña Valentina, nunca escuché su voz, nadie conoce su origen, su llegada al pueblo, sin embargo era un personaje central en el mercado, el movimiento político no alteraba su rutina, continuaba en silencio recorriendo el mercado, recogiendo las verduras abandonadas, en fila sus perros, cada uno dicen tenía un nombre, desconozco este detalle, afirman que nunca se bañó, vestía una ropa por encima de otra y caminaba en silencio, nadie le dirigía la palabra pero recibía atención de todos, circulaba solo por los límites del mercado. Quien será doña Valentina, muy delgada, callada, de blanca cabellera, rostro de finos trazos, era portadora de un gran misterio, no se cual fue su fin y el de sus perros.

La reunión política en su apogeo, de repente entra el primo Severiano LLanes gritando en la sala, ya expulsaron al Presidente don Federico Chávez, nuevo Jefe del Ejecutivo Nacional arquitecto Tomas Romero Pereira pero el comandante militar y político es y será Alfredo Stroessner. Era el 4 de mayo de 1954, todos salieron de la casa en silencio y con una convicción en la mente y ahora que nos espera, como será el país en esta etapa, será bueno , será malo, y todos nos acomodamos en silencio y papá Martin LLanes sin dudar declaraba a la familia, tendremos días terribles en el futuro, que habrá querido decir, ¿era presagio o seguridad?, la vida y la existencia lo confirmó, fue tiempo de persecuciones y de guardias urbanas, pero esta corporación Ad Hoc será otra historia.

LAMBARÉ, PARAGUAY

Evalúe esta columna: 1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Diplomático (J) y Profesor Universitario Paraguayo.

Parehara es una palabra en Guaraní, lengua oficial en Paraguay junto al español, que significa mensajero

Compartir:

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.