Desde la avenida 7: La muerte de un viajante… perdón, de un Estado (Parte I)

Luis Diego Vargas Chinchilla

Luis Diego Vargas

Negar que el Estado costarricense se encuentra en una seria crisis, al borde de su muerte, sería como negar que Willie Loman, el viajante-vendedor de Arthur Miller era un personaje agotado en el filo de su fracasada vida. Del mismo modo que este personaje teatral buscó desesperadamente recomponer su vida con un nuevo trabajo, el Estado costarricense, el Gobierno en este caso, busca equivocadamente alguna salida en una Junta de Notables que, podemos anticipar, tendrá limitado efecto sanador.

Tanto como la fallida acción de Loman, la Junta de Notables se sustenta en una errada lectura de la realidad y, consecuencia de ello, una limitada posibilidad de cambiarla significativamente. Si la institucionalidad formalmente constituida es incapaz de resolver sus propias limitaciones, porqué lo sería un ente informal, consultivo, sin dientes y únicamente depositario de un poder derivado?

Ciertamente los integrantes de la junta son todos profesionales notables y probos, pero ni el conjunto de intelectos ni el encargo que les hace el Ejecutivo ofrecen un giro drámatico, a la altura de las graves circunstancias. Mas me parece una reminiscencia de los pactos de las épocas del bipartidismo. ¿Dónde está la representación de la burocracia estatal? ¿Quién representa a grupos de pensamiento nuevos e innovadores? ¿Porque olvidar a grupos de presión que aunque incómodos, orientan a buena parte de la opinión pública? ¿Los gobiernos locales no cuentan? ¿Las universidades?

A grandes rasgos, puede anticiparse que las recomendaciones de esta Junta se concentraran en proponer reformas a la Sala Constitucional, las instituciones autónomas, las finanzas públicas, la forma de elección y constitución de la Asamblea Legislativa, algunas reformas legales en áreas de contratación publica y control, y casi seguro que no faltará la recomendación de una Asamblea Constituyente. Esa partitura es un disco rayado, música conocida e interpretada hasta el cansancio. Toneladas de papel que recogen toda clase de iniciativas legislativas serán duplicadas con otras tantas toneladas que harán presa en la Asamblea Legislativa por años y décadas.

Yo entiendo que el fracaso del Plan Fiscal y el desmadre legislativo tenga resfriadas a las autoridades del Poder Ejecutivo —como afectaron a Willy Loman sus dificultades para conducir su coche en sus giras de vendedor—, pero vale sobreponerse a ese y otros tropiezos y sacar la tarea en la cancha en la que se juega el partido , no en una mesa de poker sin baraja y con fichas de papel.

¿No sería mas conveniente y efectivo que el Poder Ejecutivo escoja unas cuantas iniciativas atinentes a esos temas que duermen el sueño de los justos en la Asamblea Legislativa y decida apoyarlas firmemente, hasta el final, reclutando a un grupo de colaboradores activos, con reconocida experiencia legislativa y deje de perder tiempo en Juntas sin poder? ¿No sería mejor reconocer el poder y experiencia de grupos como los Arias, los Calderón, Figueres, Merinos, Otto(n), cámaras y sindicatos, prensa y otros muchos que emergen al margen de partidos y grupos de interés, que ofrecerlo a una nueva, heterogénea y desconocida instancia? ¿ Será posible capitalizar el descontento y cinismo que nos aqueja a los ciudadanos y renovar el liderazgo de la Presidencia con un discurso emotivo, rigurosamente concebido, que nos meta a todos en el compromiso de evitar la muerte de un Estado benefactor y generoso como pocos? No cabe duda de que nuestro Estado en medio de estertores de muerte funciona para darnos alguna esperanza de que es capaz de sobreponerse a su postración:

PAÍS ALCANZA COBERTURA EN SERVICIOS CERCANA AL 100%
Más familias tienen sanitario, agua de acueducto y electricidad
Zonas urbanas llevan la vanguardia en instalación de servicios básicos
Mejora en acceso eleva indicadores de salud, afirman en el ‘Estado de la Nación’.

La Nación, miércoles 13 de junio del 2012

Willie Loman no tuvo mas remedio y se suicidó, el Estado costarricense debe tener remedio, pero a diferencia de aquel triste personaje a quien sus familiares sumieron aún mas en distorsiones de su existencia, el Estado costarricense puede partir de diagnósticos serios de la realidad institucional, que ya existen en muchos documentos. Así, antes de depender del espejismo de una revelación etérea que pudiera ofrecer aquella Junta de Notables, se impone pasar al activo ejercicio del liderazgo en dos vías: ejercer el propio que ofrece la investidura de Presidente de la República y abrir amplio espacio a quienes lo ostentan desde otras fuentes de poder.

EVALÚE ESTA COLUMNA
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 4,43 de 5)
Loading ... Loading ...

* El privilegio de vivir en el corazón de la ciudad capital, a pocos pasos de emblemáticos sitios y edificios, me permite ser testigo de una actividad urbana cada día mas desconocida para mucha gente y que servirá de inspiración para transmitir experiencias y reflexiones desde esta tribuna.

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.