¿De verdad quiere entrar a servir al Gobierno?

Mauricio Castro

Mauricio Castro Salazar
mauricio.castro@costarricense.cr

Cada vez que salgo del país y regreso y veo las noticias me impresiono, no por lo que dicen, sino por la forma como lo dicen…Y más me sorprendo cuando en los medios de prensa se escriben o se dicen cosas basadas en “la certeza moral” del o de la periodista que reporta y no en la certeza que dan los datos levantados de primera mano que luego de un análisis riguroso se convierten en información…y de esto hay ejemplos a montones que se pueden dar….

La primera impresión que uno se lleva es que aquí no sucede nada bueno, todo anda mal, del clima a la economía…mal, del fútbol a las bananeras…mal, de Liberia a Paso Canoas…mal, nada bueno sucede, nada bueno pasa. Todo es corrupción, todo es abandono, todo es crimen, todo es robo, todo es contaminación, todo es amarrado, todo es agua, todo es polvo, todo es caos….

“¿Si todo es tan malo, cómo siguen llegando tantos turistas? ¿cómo siguen exportando tanto? ¿cómo siguen atrayendo tantas inversiones? ¿cómo siguen teniendo niveles tan altos de vida y de salud? ¿cómo siguen siendo tan educados? ¿cómo siguen siendo el país más feliz?”—me preguntó un peruano que de casualidad encontró un periódico tico en un asiento del avión en que veníamos.

“No sé, algunas cosas buenas se hacen…supongo” —le dije.

“Vea esta noticia” y me mostró lo de “la carta de recomendación”, ¿es eso corrupción?—me preguntó, y agregó: “¡que extremistas son ustedes!¿se robó plata el Ministro, la compañía no existía, es mala, es nueva?”

“No, no robó, la compañía existe, es buena, hace cosas de calidad, tiene muchos años, el cuestionamiento es que es liderada por la esposa de un exministro que sirvió en este mismo gobierno, y que no se pueden hacer cartas de recomendación…”—le dije.

“¿Y la ley permite que la esposa lidere una consultoría? —me preguntó.

“Si lo permite, la Ley de Contratación Administrativa da excepciones para esos casos”—le dije.

¿Y qué fue que el Ministro torció brazos para la contratación? ¿Envió la carta presionando? ¿O fue una de esas cartas que uno le hace a las compañías cuando terminan con calidad un trabajo y las recomienda? —me preguntó.

“No torció brazos, no envió cartas presionando, fue una de esas cartas que se hacen cuando se termina un trabajo”—le contesté.

“¿Y entonces, por qué tanta bulla?”—me preguntó.

Y luego agregó: “¡Qué barbaridad, parecido pasó en Perú, la prensa se encargó de despellejar a gente honesta, nunca les dieron derecho a defenderse, luego los honestos no querían entrar al gobierno para que no los despellejaran y pasó lo que pasó: guerrilla, muertes, abusos de poder, corrupción y toda la locura que hemos vivido y todavía vivimos…!”

Sirvieron algo de comer (¿de comer?) y la conversación se terminó. Pero me quedé pensando sobre el tema.

Leonardo Garnier no necesita que yo lo defienda, ni que nadie lo defienda, él lo puede hacer solo y mejor. Lo que es increíble es que siendo de la calidad profesional y moral que es, los medios de prensa lo traten de mostrar como lo que no es….La imagen que han dado de él es todo lo contrario a lo que es y sin duda a lo que seguirá siendo hoy, mañana y mientras viva: estudioso, analítico, comprometido con lo que hace, profesor universitario, investigador, siempre del lado de lo correcto y lo ético, hombre de familia, convencido que se entra al gobierno a servir y no a servirse y muchas cosas más así de buenas…

Viendo el ejemplo de Leonardo, y de otros “cuestionados y masacrados” por la prensa en los últimos años, en este y en otros gobiernos, me imagino que muchos y muchas de los y las que hoy sirven honestamente quieren salir huyendo, antes de perder su buen nombre y dejar el pellejo… y no lo hacen simplemente por compromiso y convencimiento en la función pública y en el servicio. Pero me imagino que viven temerosos permanentemente….

Solo le pregunto: ¿usted entraría a servir al Gobierno en las condiciones actuales que vive el país?

Y si su respuesta es negativa, entonces le pregunto: ¿conoce a alguien que quiere entrar a servir al Gobierno?

Y si su respuesta sigue siendo negativa, yo le pregunto de nuevo: ¿si la gente honesta no quiere entrar al gobierno, quiénes entrarán a servir?¿si los honestos que están en el gobierno quieren renunciar, quiénes los van a sustituir?¿los que no tienen nada que perder y solo ganar, ganar y ganar y servirse del gobierno?¿Los que “se sirven”, los despellejan y pasan el mal rato, y no les importa ese mal rato, “ganan” y se van?¿Esos o esas son los que queremos que vayan?

¡Hagamos algo para recuperar el buen nombre de la función pública y para detener la matazón de funcionarios honestos y funcionarias honestas que están en el gobierno para servirle al país!

Desde La Mina

EVALÚE ESTA COLUMNA
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Comentar en Facebook

comentarios

2 respuestas a ¿De verdad quiere entrar a servir al Gobierno?

  1. Alberto Salas 18-07-2012 en 9:12 am

    Muy buen artículo Mauricio! El tema con los periodistas, es que es mas valioso y es casi un trofeo, inculpar a alguien honesto como Leo. Además no informan debidamente a la gente. En el caso de Leo, la Ley de Administración Pública le exige esa nota (creo que Art.56 o 57) y no es una recomendación, es una certificación. El caso de Liberman, si es una recomendación, pero por favor no seamos más papistas que el Papa…!

    Responder
  2. Markovcr 19-07-2012 en 8:41 am

    Considero que muchos de nuestros periodistas y muchas empresas de comunicación en Costa Rica, tienen una visión anti-Estado, ya que constantemente emiten noticias que no tienen como objetivo informar objetivamente  sino más bien emitir  sus prejuicios e ideas negativas.

    Responder

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.