Cuentos para crecer: Verde Ave

Verde Ave

Verde Ave

Hace mucho, mucho tiempo, cuando el sol invernal caía en el valle de Oaxaca y las doradas caléndulas, los tempestuiles, brotaban en la pradera, Gran Jaguar, el rey zapoteca, decidió que su hija debía casarse.

—¿Quién merecerá a mi hija, la hermosa e inteligente joven Kesne? —se preguntaba.

Subió por la estrecha escalera del Templo de los Guerreros. Cuando llegó a lo alto de la pirámide, tuvo una visión de poder tan grande, que sus ojos se cegaron con la luz del día.

—¡Ya sé! —gritó—. Elegiré al hijo de mi rival, Siete Lagartos, para que se case con Kesne. Entonces, él y yo reinaremos juntos más allá de las enormes montañas, hasta el mar interminable.

Llamó a su hija Kesne al templo. Pero Kesne no acudió. Estaba en lo más profundo del valle, tendida bajo la sombra de un árbol de mangle en el jardín de un hombre llamado Tidacuy. Kesne amaba a Tidacuy con toda el alma.

Cuando Gran Jaguar se enteró, estaba enfurecido. Mandó a sus generales a invadir el jardín y traer a Kesne. Cuando ella llegó le dijo: —He decidido que debes casarte con el hijo de Siete Lagartos. Prepárate para la boda.

El corazón de Kesne se heló y su cuerpo se estremeció de ira.

—No, Papá —dijo desafiante—. Le he prometido mi vida a Tidacuy y a ningún otro.

Gran Jaguar se quedó estupefacto. Convocó a los magos a su corte: —Les ordeno castigar a Kesne con sus hechizos —gritó.

Y así lo hicieron; los magos transformaron a la princesa rebelde en un pájaro de largo y reluciente plumaje verde. La princesa Kesne, ahora llamada Verde Ave, emprendió el vuelo, alejándose de su hogar para siempre.

Verde Ave

Verde Ave sintió vergüenza y tristeza por su nueva forma y se ocultó en la selva para llorar su desgracia. Pero los pájaros de la jungla construyeron una gran enramada para darle refugio. Cada mañana le traían flores de los matorrales silvestres y granos raros y deliciosos para que comiera.

Un día, dos águilas descendieron en la selva trayendo noticias: —¡Gran Jaguar ha muerto! —graznaron acercándose al hogar secreto de Verde Ave.

En lo más hondo de su corazón, Verde Ave tenía la esperanza de que su padre la perdonara algún día. Y se daba cuenta de que la maldición pesaría sobre ella por siempre. Verde Ave se tendió en su lecho de hojas recién recogidas y apenas se movía.

Mientras tanto en el palacio, en la penumbra de su alcoba, la madre de la princesa Kesne, Diosa Serpiente, recibió la noticia de la muerte de su esposo. Diosa Serpiente no había dejado entrar la luz del sol para calentar su cuerpo desde el destierro de su hija. No había vuelto a abrir las ventanas a los olores y sonidos de la tierra.

Antes de la muerte de Gran Jaguar, Diosa Serpiente había visitado a los magos muchas veces para pedirles pociones que le devolvieran a su hija, pero siempre la habían rechazado. —Una princesa que abandona a su familia está más allá de nuestras capacidades mágicas —le decían. Pero la verdad era que temían a la cólera de Gran Jaguar.

Ahora que Gran Jaguar se había ido, Diosa Serpiente volvió a la cámara de los magos. Y en esta ocasión, sin nada que temer, revelaron el secreto del encantamiento de Kesne y le dijeron a la reina que Tidacuy seguía esperando a la princesa, pues su amor por ella era tan fuerte como antes.

Con estas noticias alegrándole el corazón, Diosa Serpiente siguió una bandada de coloridos tucanes que la condujo a donde estaba la princesa Kesne. Cuando encontró a su hija en lo profundo de la selva, se arrodilló a su lado y dijo:

—Kesne, mi hija, vine a buscarte porque tu cruel castigo no dejaba de atormentarme. Ahora, los magos del palacio me han dicho cómo puedes convertirte otra vez en mujer, pero es peligroso revertir la magia de los dioses. Los hechiceros tienen miedo. Nos ruegan aplacar la voluntad del fiero gran dios, Corazón del Cielo, para que no los castigue ni nos castigue por despreciar sus dones. Nos tomará semanas, quizá meses, seguir los mandamientos mágicos y me preocupa pensar que no lo lograremos. Esto es lo que debemos preparar: trece cántaros llenos de lágrimas recién vertidas; un tapete tejido con plumas de todos los colores del arcoíris de diez brazos de largo y de ancho, y por último, otros trece cántaros con néctar de todas las flores de la selva. Con estos regalos, esperamos suavizar la ira de Corazón del Cielo para que escuche nuestras plegarias.

La noticia de los regalos que le pedían a Verde Ave pronto se difundió en toda la selva y los pájaros se reunieron en grandes bandadas, dispuestos a ayudar. Cuando la madre de Verde Ave colocó trece cántaros en la colina más alta, todas las jóvenes tórtolas de la jungla se acercaron llorando a raudales para llenarlos.

Verde Ave

Y cuando Diosa Serpiente colocó otros trece cántaros en la ladera de la montaña, una enorme nube de colibríes se reunió para conseguir el néctar de cada flor de la selva y lo depositaron gota a gota hasta llenarlos.

Finalmente, pericos y tucanes, grajillas y garzas, se arrancaron las plumas más hermosas con sus propios picos. Luego las tejieron en un deslumbrante tapiz, que era diez veces más grande de lo que los magos habían pedido.

Llevando todos los regalos consigo, Diosa Serpiente viajó al templo de los dioses. Se tendió boca abajo y alzó el rostro para hablar con Corazón del Cielo.

—¡Oh, Corazón del Cielo, dios de mi pueblo! ¡Aquí están los regalos que Verde Ave te ofrece para que la liberes! Trece cántaros contienen las lágrimas de las tórtolas que lloraron la desgracia de la princesa Kesne. Los otros trece cántaros están llenos del néctar más dulce y precioso. Tus aves más extraordinarias han donado sus plumas para crear un enorme tapiz, que cubre los escalones de este lugar sagrado. Libera a mi hija del castigo furioso de su propio padre.

Mientras hablaba, las lágrimas de Diosa Serpiente fluían de sus ojos, bañándola en una alberca de agua llena de flores. En el firmamento, Corazón del Cielo, el más orgulloso de los dioses, miró a esa madre decidida a salvar a su hija. Se dio cuenta de que Diosa Serpiente no pedía nada para ella misma, como muchos otros que pedían su socorro. Corazón del Cielo decidió deshacer el hechizo, que sólo él podía dejar sin efecto.

De pronto, un relámpago cruzó el cielo. En lo profundo de la selva, Verde Ave despertó con esa luz que reverberaba. Tembló de miedo y, con cada estremecimiento, las plumas se desprendieron del cuerpo de Verde Ave, que se convirtió de nuevo en mujer.

Poco después, la princesa Kesne fue proclamada la nueva reina de los zapotecas. Tidacuy, su rey, estaba a su lado. El jardín del palacio se llenó con los sonidos de aves cantoras. Todos los días, Diosa Serpiente disfrutaba, como nunca, sentarse en el soleado jardín a escuchar a las aves que se llamaban unas a otras, anunciando las noticias de la selva.

Mary-Joan Gerson
Fiesta femenina
Cambridge, Barefoot Books, 2003

VERSIÓN PDF

El Proyecto CUENTOS PARA CRECER consiste en la publicación de relatos destinados en especial a niños y adolescentes, así como a todos los que encuentran placer en la lectura.

Debido al tipo de historias ofrecidas, este proyecto permite reflexionar sobre una serie de valores considerados esenciales para el desarrollo del carácter, como la tolerancia, la solidaridad, el espíritu de diálogo y la honradez, proporcionando además un valioso instrumento de aprendizaje.

cuentosn@cuentosparacrecer.com

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.