Alerta para heredianos y alajuelenses

Luis Diego Vargas Chinchilla

Luis Diego Vargas

La paciencia tiene límite. Desde hace unos cuatro años he expresado mi oposición a la llamada “restricción vehicular”. Aunque he estado tentado muchas veces a ir mas allá de mis frecuentes críticas a las autoridades por la falta de seriedad con la que han tratado este asunto, nunca he querido sumarme a las personas que se oponen con escaso sentido constructivo a cualquier cosa. Sobre todo, no hice nada en el ambito de la jurisdicción constitucional pensando que tarde o temprano alguna autoridad propondría algo serio para resolver el problema de la congestión vial en la ciudad capital. Como han pasado cuatro años desde que la ocurrente funcionaria convenció al Presidente de las bondades de esa ridícula medida y quedaba al pelo resolver la congestión vial pegados al tema de la crisis energética, además los costarricenses ya nos acostumbramos a la medida y nos horroriza que el flujo vehicular vuelva a aumentar, he decidido retomar el tema y no descarto tomar alguna acción judicial al respecto que nos ayude a lavar la cara de domesticados que tenemos y que bastante hemos hecho por ganarnos.

Antes alguien planteó un recurso judicial que prosperó y las autoridades del MOPT corrieron a justificar formalmente, por orden judicial, la medida. Nadie reviso si las justificaciones eran válidas y menos alguien ha evaluado si, en el caso que aquellas fueran sólidas, se mantienen inalterables en la actualidad. Recordemos que la justificación política fue la reducción de la factura petrolera en momentos que el planeta tendría que enfrentar un incremento enorme en los precios del crudo. Se anunció en el contexto de un conjunto de medidas que nos ayudarían ha enfrentar esa crisis. mas recientemente han venido reconociendo las autoridades que la justificación realmente es cercenar parcialmente un derecho de un grupo de ciudadanos para resolver un problema que el Estado no ha sido capaz de resolver: el caos vial.

Ni la exitosa acción judicial ni las posteriores justificaciones de los burócratas consideraron o explicaron los temas que, a mi juicio, resultan más relevantes y a los que tendrían que apostar los amigos de Heredia y Alajuela, ahora que el viceministro de Transportes anuncia que la restricción se extenderá a las cabeceras de provincia.

La obligada contribución de los ciudadanos a la reducción de la factura petrolera no es equitativa o la solución de la congestión vial. Contribuye mas un vecino, como yo, que vive dentro del área de restricción o trabaja en ella, que uno que vive y trabaja fuera de ella o que entre dos puntos de desplazamiento frecuente tiene una ruta alternativa. Alguien que vive en Pavas y trabaja en Alajuela o Santa Ana, no enfrenta restricción con la misma severidad que los otros menos afortunados.

La medida supone que en Cartago, Paraíso, Heredia, Alajuela, Santa Ana, Escazu, no hay congestión vial y que obligar a un ciudadano a no usar su vehículo un día a la semana en cualquier otro lugar no generaría ningún ahorro de combustible al país. Esto aun cuando los vecinos del resto del país pudieran tener, eventualmente, mas alternativas de transporte publico que los vecinos o visitantes frecuentes del área central de San Jose.

Supongamos que la medida se sustenta en el hecho de que la congestión en San Jose sea mucho mayor al resto del país y que a los vecinos o trabajadores de San Jose no nos queda alternativa que soportar restricciones a nuestro derecho de circulación. ¿Porqué si tienen ( tenemos) que soportar la restricción, pagan (pagamos) el mismo derecho de circulación que el propietario de un vehículo idéntico que vive en Limón, Golfito, Grecia o San Carlos, que puede utilizar su vehículo sin restricción alguna a su derecho trescientos sesenta y cinco días al año?

Porque el propietario de un vehículo con placa terminada en 0 o 9 no puede utilizar su vehículo muchos viernes, aunque ese sea un día que reserva para hacer gestiones personales de todo tipo, desde entretenimiento hasta citas medicas? O siendo educador o estudiante le asignan horario para ese día de la semana?

Casi cualquiera de esas incomodidades podría ser soportable, incluidos los doscientos o trescientos mil colones que anualmente debo pagar en taxis por un día a la semana de restricción en los que debo utilizar el servicio de taxi porque no hay líneas de autobuses razonablemente expeditas para acudir a mis frecuentes destinos. Lo que resulta insoportable es que se anuncie una medida como temporal y termine siendo para permanente, porque a las autoridades les resulte mas cómodo no pensar en cómo solucionar un serio problema. Resulta triste que el tiempo pase y no se mejore con seriedad la oferta de un servicio público de transportes, mientras se continuan gastando recursos en servicios de trenes urbanos de tercera categoría o en estudios que terminan en una gaveta. Molesta que se menosprecien las necesidades de la gente y no se les den alternativas, como sería poder escoger el día de restricción o pagar uso pleno o restringido de su vehículo, como se hace en otros lugares.

Un ejemplo que puede resultar claro de la irregularidad subyacente en este tema es el siguiente. Supóngase que deciden extender la restricción a Alajuela y que esta impedirá el ingreso mas allá de la Calle Ancha. El vecino de Río Segundo que trabaja en San Jose o Heredia ni cuenta se dará, pero el que vive en La Ceiba y trabaja en el Aeropuerto tendrá que ir a Rio Segundo y La Garita para salir a la Bernardo Soto y de ahí al Aeropuerto porque de fijo en el Punto Rojo habrá un operativo de la Policia de Tránsito poniendo multas de mas de cien mil colones. Igual dificultad tendrá un vecino de Río Segundo que trabaje en los Tribunales de Justicia de Alajuela. O podrán tomar un taxi desde su casa una vez a la semana hasta su lugar de trabajo por un costo diario de unos ocho mil colones ( unos trescientos mil colones al año). Todo ello porque a un burócrata del MOPT se le ocurre que de tal punto a tal otro no debe circular una vez a la semana, aunque pague el mismo derecho de circulación que cualquier otro mortal.

Desde la avenida 7*

EVALÚE ESTA COLUMNA
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

* El privilegio de vivir en el corazón de la ciudad capital, a pocos pasos de emblemáticos sitios y edificios, me permite ser testigo de una actividad urbana cada día mas desconocida para mucha gente y que servirá de inspiración para transmitir experiencias y reflexiones desde esta tribuna.

Comentar en Facebook

comentarios

Comentar en Cambio Político

Si está interesado en anunciarse en nuestro sitio u obtener más información, por favor utilizar el formulario de la sección de Contáctenos en el menú principal.